En los próximos 5 años se prevé que salgan más de diez nuevos tratamientos contra enfermedades olvidadas

La iniciativa Medicamentos para Enfermedades Olvidadas (DNDi, por sus siglas en inglés) ha avanzado que ya han recaudado, a partir de fuentes de financiación públicas y privadas, 277 millones de euros de los 400 necesarios para el desarrollo de los 11 a 13 nuevos tratamientos contra enfermedades olvidadas previstos hasta 2018.


MADRID, 5 (EUROPA PRESS)



Así lo han asegurado con motivo de una reunión científica celebrada en la sede del Instituto Pasteur de Francia con motivo del décimo aniversario de esta iniciativa, que ha publicado un informe sobre los avances conseguidos en la investigación y desarrollo de nuevos tratamientos rentables mediante un novedoso modelo sin ánimo de lucro.

Recientemente un estudio publicado en 'The Lancet Global Health' reveló que de todos los nuevos medicamentos aprobados entre 2000 y 2011 sólo un 4 por ciento iban dirigidos al tratamiento de las llamadas enfermedades olvidadas, cuando su carga mundial asciende al 11 por ciento.

Además, gran parte del avance en el tratamiento de estas patologías se debía a la reformulación de medicamentos ya existentes y no al desarrollo de tratamientos específicos, algo que sólo ocurrió en el 1 por ciento de los casos.

Para mejorar estos datos, en la última década DNDi ha establecido más de 350 colaboraciones en 43 países, incluyendo a 20 empresas farmacéuticas y de biotecnología, y con más de 50 universidades e institutos de investigación.

Junto con sus socios, DNDi ha llevado a cabo 25 estudios clínicos que van desde la Fase I hasta la Fase IV (implementación y farmacovigilancia) y mediante la puesta en marcha de plataformas de investigación clínica ha fortalecido la capacidad de investigación en países endémicos.

Como resultado de estos esfuerzos ya se han implementado seis tratamientos mejorados para responder a las necesidades urgentes de los pacientes con malaria, enfermedad del sueño, leishmaniasis visceral y enfermedad de Chagas.

"Después de diez años sabemos que yendo más allá de los límites de los modelos de negocio innovadores, podemos desarrollar y ofrecer tratamientos seguros, adaptados y asequibles para enfermedades que afectan a millones de pacientes en países endémicos que no tienen acceso a las tecnologías de salud porqué no pueden pagarlas", afirmó el doctor Bernard Pécoul, director ejecutivo de DNDi, quien no obstante reconoce que "todavía queda mucho por hacer para que se produzca un cambio radical".