En Ávila se realizaron 59 ejecuciones hipotecarias en el primer trimestre de 2014

Aumentando, según la estadística de ejecuciones hipotecarias publicada por el Instituto Nacional de Estadística, un 10,6% con respecto el mismo trimestre del año anterior.

En el primer trimestre de 2014 las ejecuciones hipotecarias  iniciadas e inscritas en los registros de la propiedad aumentan un 19,5% en tasa anual, según la estadística de ejecuciones hipotecarias publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE)1.

    

La ejecución hipotecaria es un procedimiento ejecutivo a través del cual se ordena la venta de un bien inmueble, que estaba gravado con una hipoteca, por incumplimiento del deudor de las obligaciones garantizadas con la hipoteca.


    
El impago de la deuda comienza a producirse con una antelación al inicio de la ejecución  hipotecaria de entre dos y cuatro trimestres.
    

En Ávila se realizaron 59. "Los bancos echaron en Ávila de sus propiedades a 52 familias (en 2013 fueron 203 familias abulenses), durante el 1er trimestre del 2014, aumentando un 10,6% con respecto el mismo trimestre del año anterior", denuncian desde FSP-UGT

.

Una vez que la ejecución hipotecaria llega a su fin, hay dos formas de entregar el bien, ya de forma voluntaria (con la vivienda desocupada) ya de forma judicial (con la familia dentro). Los lanzamientos procedentes de esta última aumentaron en Ávila un 13,8 %.

 

En Castilla y León se realizaron 1684 ejecuciones hipotecarias, de las cuales 820 afectaron a viviendas.

 

De otra parte, desde esta organización sinical también se hacen eco de que el fondo social de viviendas (FSV) sigue sin funcionar en Ávila, a pesar de la continua acaparación de viviendas por las entidades de crédito, vía ejecución hipotecaria (durante el año 2.013 realizaron más de una por día hábil - 302 y desde el año 2007 en Ávila han realizado 1562-), "lo que redunda en el deterioro del bien y de la propia comunidad que padece el abandono del piso y sin conceder en Ávila ni una sola vivienda en alquiler dentro de las que destinan al FSV, debido a las exigencias que imponen  a las familias en algunas ocasiones con alquileres “sociales” de hasta 400 euros y realizando número escaso de daciones en pago (prácticamente una por mes)".