En 50 años se podrán fabricar "riñones a la carta" para el trasplante renal

Operación de riñón (Foto: E. P.)

Se va a producir un cambio "radical" en estas intervenciones gracias a la medicina regenerativa y a la posibilidad de "fabricar riñones" de forma personalizada.

El director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Rafael Matesanz, ha comentado la posibilidad de que dentro de 50 años se puedan ya realizar riñones "a la medida" de cada paciente que necesite ser trasplantado gracias a los últimos avances que se están produciendo en este ámbito.

 

Matesanz se ha pronunciado así, con motivo de la celebración del 50 aniversario del primer trasplante renal realizado en Madrid por los doctores de la Fundación Jiménez Díaz, Carlos Alférez y Luis Hernando Avendaño. Una intervención que, tal y como ha comentado el propio Hernando, tuvo "severas críticas poco razonables".

 

Y es que, 50 años después de aquella intervención, y que se hizo sólo unos meses después de que lo realizaran los doctores Gil Vernet y Caraps en el Hospital Clínico de Barcelona, España es líder mundial en donación y trasplante, habiéndose ya realizado más de 62.000 trasplantes renales y mejorado considerablemente el pronóstico de los pacientes.

 

"Hemos pasado de unos tiempos en los que la insuficiencia renal provocaba la muerte a la gran mayoría de los pacientes, a que actualmente el porcentaje de enfermos trasplantados sea superior al de diálisis. Es decir, de aquellos que tienen insuficiencia renal, un 55 por ciento están con un riñón funcionante y sólo el 45 por ciento en diálisis. De hecho, España es el único país que lo ha conseguido", ha aseverado Matesanz.

 

Pero no sólo se ha avanzado en este terreno, sino que también en la cirugía y en la clínica. En este sentido, el director de la ONT ha informado de que, si bien los cambios que se han producido "no son radicales", si se ha evolucionado en los procedimientos, dado que en el trasplante de vivo, la cirugía abierta ha sido sustituida por laparoscopia, la cual permite que el paciente tenga "menos molestias".

 

Además, los tiempos de ingreso hospitalario se han reducido considerablemente, pasando de 12 a 15 días a prácticamente una semana, tanto para el paciente trasplantado como para el donante. Esto se ha producido gracias a la incorporación de una técnica que consiste en extraer el riñón para, posteriormente, colocarlo tanto por vía transvaginal como a través del ombligo.

 

"Esta es una cirugía muy poco invasiva para el donante en trasplante en vivo. Y es que, en aquellos años no era raro que se diera de alta antes al receptor que al donante y ahora se ha logrado que las molestias sena mínimas y, por ende, los riesgos", ha recalcado Matesanz, para señalar también que ha aumentado la edad en la que los pacientes se pueden someter a estas intervenciones.

 

'FÁBRICA DE RIÑONES'

 

Dicho esto, el director de la ONT ha asegurado que de cara a los próximos 50 años se va a producir un cambio "radical" en estas intervenciones gracias a la medicina regenerativa y a la posibilidad de "fabricar riñones" de forma personalizada.

 

En cuanto a lo primero, Matesanz ha mencionado distintas líneas de investigación que se están realizando con células madre con el objetivo de frenar el desarrollo de enfermedades del riñón y prevenir la aparición de insuficiencia renal. Asimismo, se están llevando a cabo diversas acciones de Medicina de Salud Pública para evitar que "muchas" personas sufran insuficiencia renal, un "problema de salud pública".

 

Pero lo que, a su juicio, sin duda va a cambiar el abordaje del trasplante renal a medio o largo plazo es la creación de riñones con células madre usando cerdos como incubadoras. "Se trataría de extraer células madre del propio paciente y hacerlas crecer en los cerdos con el fin de que el órgano gestado en el animal sea exactamente igual que el del receptor".

 

Serían, por tanto, riñones a la carta para cada enfermo. Los experimentos hasta ahora se han realizado en ratas y en ratones, pero son muy prometedores, por lo que es muy probable que dentro de unos 50 años estemos asistiendo a la fábrica de riñones a la medida de cada uno", ha enfatizado.

 

Finalmente, durante la jornada la coordinadora de Trasplantes de la Fundación Jiménez Díaz, Beatriz Matesanz, ha puesto de manifiesto la necesidad de reducir el 15 por ciento de negativas familiares para realizar la donación. "Hasta que los avances en investigación renal sean una realidad, las donaciones son nuestro único recurso para reducir la lista de espera y mejorar la calidad de vida de los pacientes con insuficiencia renal crónica", ha zanjado la doctora.