Ellos a los fogones y ellas con las chapuzas

Quince mujeres y quince hombres de más de 60 años han intercambiado “los papeles” durante un mes, en el que ellas, a través del taller “Chapuzas en el Hogar”, han apredido a realizar diversas reparaciones caseras, y ellos con el taller “Hombres, Pucheros”, se han hecho los amos de la cocina. Hoy ambos se han reunido para clausurar estos cursos y saborear con un café los ricos postres que el sector masculino ha preparado en su último día de clase

La teniente de alcalde, Patrica Rodríguez, ha estado con ellos en esta clausura donde han compartido numerosas anécdotas, y a ellos aún les hemos podido ver manos a la obra con su repostería, -que han degustado durante este encuentro- en el Restaurante la Bruja, que ha cedido sus instalaciones para el taller “Hombres, Pucheros”.

 

  Ambos talleres han tenido una duración de un mes y en los mismos han participado quince hombres y quince mujeres. Ellos se han introducido en el mundo de la cocina aprendiendo como se hace un guiso, pasta, empanadas y diversos tipos de reposteria. Por su parte, ellas, en la Casa Baobab del Consitorio, han conseguido saber cambiar un enchufe, arreglar un grifo, cambiar bombillas o pelar cables.  

 

Estos cursos, organizados por el Área de Atención Social del Ayuntamiento desde hace tres años, y dirigidos por dos monitores, han tenido una gran acogida desde sus inicios, prueba de ello es que siempre hay lista de espera, y las valoraciones posteriores de los alumnos, los cuales siempre proponen cosas nuevas. El objetivo de los mismos es proporcionar autonomía personal dentro de los grupos de abulenses mayores de 60 años que viven solos.  

 

Esta tarde bastaba ver su cara de satisfacción, y como mostraban sus platos, para saber que la experiencia les ha sido más que gratificante.