El Zika irrumpe en los Juegos de Río ¿cuál es el riesgo real?

Bandera Olímpica

En los últimos días un protagonista inesperado ha marcado la actualidad de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, en Brasil, a poco más de dos meses de que se encienda el pebetero, y en este caso no es un deportista candidato a medalla sino el virus Zika, cuya epidemia en América Latina tiene a Brasil como uno de los países más afectados.

Un total de 125 expertos internacionales han realizado una solicitud formal ante la Organización Mundial de la Salud (OMS), con copia al Comité Olímpico Internacional (COI), para que recomiende posponer o cancelar esta edición ante el riesgo demasiado alto de que aumente el número de contagios.

 

Y aunque la OMS se ha negado a emitir dicha recomendación, argumentando que "no alterará significativamente" el patrón de desarrollo del virus, que se transmite a través de mosquitos, las primeras reacciones de algunos deportistas no han tardado en llegar y el jugador de baloncesto español Pau Gasol ha reconocido que estaba "valorando" la posibilidad de no acudir a la competición por este motivo.

 

Aunque Río de Janeiro es el segundo estado con mayor número de casos probables de Zika de Brasil, con un total de 32.000 afectados, y el cuarto en tasa de incidencia, con una incidencia de 195 casos por 100.000 habitantes, la OMS admite que "no existe ninguna justificación de salud pública" para posponer o cancelar los Juegos y recuerda que la enfermedad por el virus Zika suele provocar síntomas leves y la mayoría de las personas infectadas no desarrollan síntoma alguno.

 

Además, en su página web este organismo de Naciones Unidas reconoce que los Juegos tendrán lugar en invierno por lo que "habrá menos mosquitos activos y menor riesgo de picadura".

 

El principal problema del contagio, como llevan insistiendo desde hace tiempo, es el riesgo de microcefalia fetal en el caso que el virus afecte a una mujer embarazada, de ahí que aconsejen a las gestantes no viajar a aquellas zonas donde el virus está presente, incluyendo Río de Janeiro.

 

PRECAUCIONES PARA LOS QUE VIAJEN A RÍO

 

Lo que mantiene la OMS son una serie de consejos para los viajeros que acudan a los Juegos, tanto a competir como de espectadores, con el objetivo de minimizar su riesgo de contagio:    

 

- Seguir los consejos para viajeros proporcionados por las autoridades sanitarias de sus países, y consultar a un profesional sanitario antes de viajar.    

 

- Siempre que sea posible, protegerse durante el día de las picaduras de mosquitos utilizando repelentes de insectos y ropa de color preferiblemente claras que cubran la mayor parte posible del cuerpo.

 

- Adoptar prácticas sexuales más seguras (por ejemplo, utilizar sistemáticamente preservativos de manera correcta) o abstenerse de mantener relaciones sexuales durante su estancia y durante al menos 4 semanas después de su regreso, especialmente si han presentado o están presentando síntomas de la enfermedad por el virus de Zika.

 

- Alojarse en lugares con aire acondicionado (donde las ventanas y puertas se suelen mantener cerradas para evitar la salida del aire frío, por lo que los mosquitos no pueden entrar en las habitaciones).

 

- No visitar zonas de ciudades y pueblos que carezcan de agua corriente e instalaciones adecuadas de saneamiento (lugares de cría ideales para los mosquitos), donde el riesgo de picadura es mayor.