El XIV Encuentro Nacional de Sindrome de Down da nuevos pasos en su tercera jornada

La tercera jornada del XIV Encuentro Nacional de Familias de Personas con síndrome de Down de DOWN ESPAÑA ha dedicado sus sesiones a temas de máxima vigencia para el colectivo, como el empleo, la etapa adulta, la autonomía y la importancia de la amistad o el papel de los hermanos.

La tercera jornada de este encuentro comenzaba con la ponencia Trabajar, un derecho para la autonomía, en la que Pedro Martínez, asesor en materia de empleo de DOWN ESPAÑA, ha explicado que “el empleo es el vehículo para integrarse en la sociedad y para realizarse como persona”. Para el experto, la diferencia entre las personas con alguna discapacidad y el resto está en que “las primeras hacen un esfuerzo ímprobo, y deben demostrar constantemente que son válidas para trabajar”. Para Martínez, el empleo debe acompañar la trayectoria de la persona, y nunca ser un fin, sino un medio para alcanzar la inclusión.

 

La directora de programas de FUNDABEM, Pilar Rodríguez, ha destacado que “en la construcción del camino hacia la autonomía de sus hijos, la familia no está sola, ya que cuenta con una red de apoyo, que comienza desde que la persona nace, y va cambiando a lo largo de su vida”. Por último, Milagros Martín, coordinadora de empleo de DOWN ÁVILA, ha incidido en la importancia de preparar a los profesionales y al candidato para conseguir el éxito en la inclusión laboral.


La vida más allá de los 30: etapa adulta

En esta sesión la Presidenta de DOWN HUESCA, Nieves Doz, ha recalcado la importancia de entender que “el aprendizaje se da durante toda la vida, como indica el Art.24 de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad”.

 

Arnau Alfageme, usuario de DOWN SABADELL-ANDI, ha relatado su experiencia como persona mayor de 30 años y mirando al futuro ha contado que “me gustaría que mis padres me apoyaran siempre pero que lo hagan sin miedo a que me equivoque”.

El Director de Intersocial, Agustín Huete, ha recalcado que “nos encontramos en un momento histórico ya que la discapacidad se está convirtiendo en un movimiento social de tanto peso como lo fue el feminismo. Y además está siendo impulsado por las propias personas con discapacidad”.

 

La vida más allá de la escuela

Felipe Ibarrarán, presidente de la Asociación Proyecto Har-Eman, ha indicado que “nuestro colectivo es un gran generador de valores emocionales y de bienestar. Por eso hemos creado una herramienta con la que demostrar que la inclusión social realmente merece la pena”. La plataforma www.har-eman.org defiende la importancia del colectivo de personas con discapacidad intelectual como agentes sociales creadores de riqueza tanto humana como social. 

 

Pilar Sanjuán, Presidenta de DOWN LLEIDA y DOWN CATALUNYA y profesional de la enseñanza, ha manifestado que “nosotros profesionales y padres tenemos que preguntarnos qué podemos hacer para apoyar a nuestros hijos una vez se ha acabado el periodo de educación obligatorio. Debemos ayudarles a encontrar su camino, a que ellos elijan la vida que quieren tener para ello es necesario escucharles”. La presidenta ha citado a Edgar Morin para quien “la finalidad de la educación es crear cabezas bien puestas, no bien llenas”.

 

José Fabián Cámara, Presidente de DOWN ESPAÑA y profesional de la enseñanza ha afirmado que “nuestros hijos tienen que ser felices y verse realizados como personas y no debemos obsesionarnos tanto por el peso curricular”.

 

Taller “Experiencia de amistad”

Por su parte los jóvenes con síndrome de Down que han participado en esta sesión han puesto de manifiesto que “la amistad es fruto de la confianza y debe implicar a todos: personas con síndrome de Down y familias”. Para fomentar la amistad es importante encontrar aficiones comunes desde la infancia. 


VI Encuentro Nacional de Hermanos

De forma paralela al Encuentro de Familias, Ávila acoge la VI edición del Encuentro Nacional de Hermanos. El grupo, ha tenido este domingo una sesión especial para tratar la relación entre hermanos mayores y hermanos adolescentes.

 

Las principales conclusiones a las que han llegado han sido que “los hermanos mayores podemos ser la principal fuerza de apoyo para los más pequeños al haber pasado ya por nuestras propias experiencias, pero tenemos que estar unidos para superar las adversidades y para que nuestro movimiento se fortalezca”.

 

Los hermanos han puesto de manifiesto que desean que sus hermanos con discapacidad tengan una vida completa como la tienen ellos. Para lograrlo han indicado que su papel como hermanos debe pasar por luchar contra la permisividad y sobreprotección de los padres y corregir la ignorancia de la sociedad empezando por el círculo más cercano de amigos y familiares directos. Todo ello debe hacerse con naturalidad pero firmeza.

 

Los hermanos mayores reivindican la igualdad en las familias y entienden la protección de los padres pero creen que eso sólo les limita e impone barreras. Desean un horizonte libre para sus hermanos. 

Noticias relacionadas