El viento fue protagonista en Ávila de una Nochebuena pasada por agua

Las inclemencias meteorológicas de este 24 de diciembre han obligado a la Policía Local y los Bomberos de Ávila a emplearse a fondo para atender las múltiples incidencias que durante la jornada ocasionaron la lluvia y, sobre todo, el viento, que alcanzó rachas de 120 kilómetros por hora que tumbaron árboles, volcaron contenedores e hicieron temer por la estabilidad del alumbrado navideño en algunos puntos

La Policía Local y los Bomberos de Ávila casi no han dado a basto este martes para atender las múltiples incidencias que durante toda la jornada ha ocasionado la denominada 'ciclogénesis explosiva'. Este fenómeno meteorológico ha dejado en Ávila fuertes rachas de viento que alcanzaron los 120 kilómetros por hora y que afectaron en buena medida al mobiliario urbano de distintas zonas de la capital abulense.

 

Según han informado desde la Policía Local, ya desde la mañana se recibieron múltiples avisos que no dejaron parar un instante a los cuerpos de seguridad de la ciudad. Así, el viento obligó a actuar a los bomberos en la calle Estrada por el desprendimiento de una cornisa y en la Avenida de la Juventud, donde las chispas que salían de un cuadro de luces alertaron a los vecinos.

 

De igual manera voló la cartelería de una empresa en la calle Virreina María Dávila, en el polígono de Vicolozano se desprendió parte de un tejado cayendo sobre una farola, en la calle Hornos Caleros hubo problemas con un tragaluz de una vivienda particular y también sufrió los efectos del viento el semáforo del Mercado Grande.

 

Además durante toda la jornada de Nochebuena se recibieron múltiples avisos por toda la ciudad de árboles caídos, contenedores derribados o desplazados al medio de la calzada e incluso algunos abulenses trasladaron su temor ante los bandazos que el viento hacía dar al alumbrado navideño con el consiguiente riesgo para los viandantes.