El verdadero problema en el debate del lobo: los incumplimientos por parte de la Junta

Imagen de archivo

Desde la formación de IU Ávila se apunta que “esta especie y la ganadería tradicional serían perfectamente compatibles si la administración regional cumpliera, con rigor y rapidez, con el pago acordado de las indemnizaciones a los ganaderos afectados”.

Izquierda Unida de Ávila apunta a los “incumplimientos de la Junta de Castilla y León con los ganaderos” como el verdadero problema en el debate del lobo en una provincia “en la que estamos asistiendo a la instrumentalización, con fines partidistas, de un problema que se puede resumir en la dejadez de la administración regional por hacer frente a sus obligaciones y que pasan, indiscutiblemente, por compensar a las víctimas de las explotaciones ganaderas. Todo lo que no pase por ahí será convertir al lobo en el chivo expiatorio de la ineficacia de la administración y del Partido Popular”.


Es la respuesta de la formación abulense a las pretensiones del Partido Popular por “abrir la veda y llamar a coger el fusil contra el lobo” con su petición a la Comisión de la Unión Europea para poder cazar lobos al sur del Duero, convirtiéndolo en una especie cinegética “como el siguiente paso tras meses inflando un problema que no lo está generando el lobo, sino la administración”, apunta Carmen Gil, secretaria provincial de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente. Una petición elevada a la Unión Europea, aplaudida por el Partido Popular y con la que se modificaría el estatus jurídico del lobo ibérico, actualmente protegido.


“La protección y la salvaguarda de especies naturales como el lobo sería perfectamente compatible con la ganadería tradicional si la Junta de Castilla y León cumpliera con aquello que está acordado” se señala desde la secretaría de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, cuya responsable apunta al “desinterés e inmovilismo de la administración regional como el verdadero origen de los problemas”.

 

Desde la formación de izquierdas se tiene claro que “la conservación del lobo ibérico no tienen por qué pagarla los ganaderos, sino la administración, responsable directa de la misma”. En este punto aclara Carmen Gil que “existe desde hace años un acuerdo gracias al cual los fondos de la Junta de Castilla y León compensarían los daños a las víctimas del lobo”, pagos “con los que no está cumpliendo la administración en un proceso sin salida por lo dilatado del mismo”, una dejación de pagos “que ha escondido convirtiendo al lobo en el chivo expiatorio de su irresponsabilidad”.


Lo que “urge” para la formación de izquierdas “no es iniciar una cacería contra el lobo, sino atender las denuncias que desde hace años llegan desde los trabajadores del campo, y que pasan por el pago de las indemnizaciones por los ataques que pudieran producirse a las explotaciones ganaderas por parte de esta especie” señala Carmen Gil en un momento en el que el Partido Popular “está instrumentalizando los problemas de los ganaderos con esta especie a fin de esconder sus propios incumplimientos, queriendo dar una apariencia de defensa de los intereses de los ganaderos y agricultores cuando los datos demuestran que no es así”.