El 'último del trío' no falla y sigue líder

Real Madrid y Atlético de Madrid fueron líderes provisionales hasta que terminó el Barcelona, que sigue mandando en la tabla.

 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

BARCELONA: Víctor Valdés; Dani Alves, Piqué, Mascherano, Jordi Alba; Xavi (Sergi Roberto, min.78), Busquets, Fàbregas; Alexis (Afellay, min.87), Messi y Pedro (Tello, min.62).

  

MÁLAGA: Caballero; Angeleri, Sergio Sánchez, Flávio, Antunes; Juanmi, Camacho, Tissone (Dardé, min.81), Duda; Pérez (Morales, min.66) y Santa Cruz (Pawlowski, min.26).

 

GOLES:

 

   1 - 0, min.40, Piqué.

   2 - 0, min.55, Pedro.

   3 - 0, min.61, Alexis.

  

ÁRBITRO: Clos Gómez (C. Aragón). Amonestó a Piqué (min.30) por parte del Barcelona. Y a Pérez (min.16), Duda (min.32) y Flavio (min.72) por parte del Málaga.

  

ESTADIO: Camp Nou. 56.355 espectadores.

El FC Barcelona encontró la calma en una semana de marejada institucional con una victoria sin discusión (3-0) ante el Málaga en el duelo celebrado este domingo en el Camp Nou, perteneciente a la vigésimo primera jornada de la Liga BBVA, con la cual además vuelven a lo alto de la tabla y recuperan el sabor de la victoria tras dos empates seguidos.

  

Los de Bernd Schuster fueron un alma cándida ante un Barça que no necesitó emplearse en exceso para sumar los 54 puntos y así dejar atrás a un Real Madrid que ganó el sábado al Granada y a un Atlético que también se adelantó provisionalmente tras vencer en Vallecas horas antes. De nuevo el Barça comanda la Liga, empatado con los rojiblancos, después de una victoria con la que también querrán dejar atrás, o comenzar a hacerlo, una crisis que trajo el jueves la dimisión de Sandro Rosell como presidente.

  

Así pues, la era de Josep Maria Bartomeu al frente del club azulgrana comenzó con un triunfo, pero sin rival. El Málaga apenas compareció, se dedicó a defender y cruzó el medio del campo en contadas ocasiones. Tres veces generó peligro el equipo andaluz, dos las abortó Alba --rápido y ágil-- y otra un Valdés que siempre tiene que salvar alguna. Pese a que la defensa culé no está para tirar cohetes, apenas tuvo trabajo.

  

Además, el Málaga se quedó sin Santa Cruz por lesión a los veinticinco minutos, lo cual pudo restar presencia arriba aunque los de Schuster no parecieron tener muchas intenciones de aparecer por los dominios de Víctor Valdés. Así pues y ante la duda, el Barça comenzó bien, con paredes y agilidad dando fluidez al ataque. Un Xavi inspirado por celebrar los 700 partidos que cumplió como azulgrana ante su público guió bien a los Messi, Pedro y Alexis.

  

Sin embargo, el Barça perdió en parte las ganas y comenzó a estrellarse con Caballero. El guión no parecía claro y el ataque barcelonés no parecía del todo ordenado. Quizá por la falta de exigencia del rival, los jugadores azulgranas se permitieron improvisar. Así comenzó a aparecer Piqué como delantero centro, como en otras ocasiones, pero esta vez en la primera mitad y sin aparentes urgencias.

  

Finalmente fue el central culé el que abrió el marcador, después de un primer aviso, al rematar solo un saque de esquina en el segundo palo.

 

Tras el paso por los vestuarios, el Málaga tuvo un amago de comparecer en el partido, pero solo fue un atisbo. Cierto es que en el Camp Nou no sirve venirse arriba sin control, pero los de Schuster tampoco fueron una máquina de defender, de hecho encajaron a balón parado. Los números de un Málaga que se acerca peligrosamente al descenso (a dos puntos) y que lleva cuatro partidos sin marcar no parecían contar con nada este domingo.

  

Así pues el Barça siguió a lo suyo en la segunda mitad y como era previsible, el segundo de la noche no tardó en llegar. Pedro hizo su duodécimo tanto en Liga en una pared con Messi en el minuto 55. El tinerfeño sin embargo no pudo celebrar mucho su nuevo tanto ya que se retiró a los pocos minutos lesionado.

 

Eso sí, antes de irse, el canario continuó otra pared con Messi para que Alexis pusiera el tercero (3-0). El chileno salió del campo a falta de tres minutos para que Afellay volviera a pisar el verde más de un año después de lesión.

  

Cumpliendo expediente y de nuevo con un Messi haciéndose al ritmo de competición, asistiendo más que buscando el gol con ahínco, el Barça sumó tres puntos para salir de una 'mini crisis' liguera con dos empates seguidos. Los del 'Tata' no acusaron la presión de ver a Atlético y Madrid haciendo los deberes, aunque este domingo el rival no compareció.