El TS, que estudia la fusión de A3 y La Sexta, rechaza la pretensión de Intereconomía de anularla cautelarmente

El Tribunal Supremo (TS) ha rechazado la pretensión de Intereconomía de anular cautelarmente la autorización dada por el Gobierno a la fusión de Antena 3 y La Sexta, ya que "ha de prevalecer el criterio tradicional contrario por principio" a suspender "en vía cautelar actos ya consumados en sus efectos" mientras no haya una sentencia firme.

Intereconomía presentó el pasado 10 de enero un recurso contencioso-administrativo contra el acuerdo del Consejo de Ministros del 24 de agosto de 2012 que hizo posible la fusión entre Antena 3 y La Sexta, al rebajar las condiciones que había impuesto la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) a la operación.

En un auto de la sección tercera, el alto tribunal subraya que el hecho de que no se acepten las medidas cautelares pedidas por Intereconomía no implica ni avalar la fusión ni lo contrario, sino que en la fase cautelar, "cuando todavía no se ha trabado plenamente la controversia procesal de fondo", no se puede "anticipar un juicio definitivo al respecto".

No obstante, pese a este preámbulo, el tribunal señala que los argumentos utilizados por el Gobierno para dar el visto bueno a la operación "tienen un muy débil apoyo argumental real para justificar su intervención" y apunta que "parece" que la intención del Ejecutivo era "alterar parte de las condiciones impuestas por la Comisión Nacional de Competencia precisamente por razones atinentes a la propia defensa de la competencia".

En este sentido, el Supremo indica, en referencia al acuerdo del Consejo de Ministros, que "ya a primera vista" hay "inconsistencias e insuficiencias de justificación tales que permiten, razonablemente, poner en duda su viabilidad jurídica" de la autorización dada por el Ejecutivo a la operación, aunque subraya una vez más que se trata de una opinión provisional.

Igualmente, el tribunal recuerda que Antena 3 y La Sexta asumieron "el riesgo" desde que el acuerdo del Consejo de Ministros fue recurrido en reposición "de que dicho acuerdo sea declarado contrario a derecho, con las repercusiones que ello pueda suponer para su viabilidad empresarial".