El trastorno psiquiátrico que resultó ser un tumor cerebral

Foto: E. P.

La mujer de 54 años de edad, había estado deprimida durante seis meses, pero el tratamiento con el antidepresivo fluoxetina y la medicación bromazepam contra la ansiedad se le retiró después de cinco meses porque se vio que no resultaban eficaces

Síntomas psiquiátricos como depresión, manía, alucinaciones, trastornos de ansiedad y anorexia nerviosa, incluso sin signos neurológicos, pueden ser un signo de un tumor cerebral, según concluyen los médicos franceses que trataron a una paciente que se pensaba que tenía depresión resistente al tratamiento pero que resultó presentar un tumor en el cerebro.

 

La mujer de 54 años de edad, había estado deprimida durante seis meses, pero el tratamiento con el antidepresivo fluoxetina y la medicación bromazepam contra la ansiedad se le retiró después de cinco meses porque se vio que no resultaban eficaces, según un artículo con los detalles de este caso que se publica en 'BMJ Case Reports'.

 

Sus síntomas incluían apatía, dificultades en la toma de decisiones y el inicio de la acción, falta de energía, trastornos del sueño y problemas de concentración y de atención, además de que tenía pensamientos suicidas, admitió falta de efectividad en su trabajo y la pérdida de interés en sus ocios habituales. Aunque no tenía un historial de enfermedad mental personal o familiar, experimentó varios eventos estresantes.

 

Un examen neurológico fue normal, pero una tomografía computarizada y una resonancia magnética cerebral revelaron con un meningioma gigante --el tumor primario benigno más frecuente en el cerebro-- en su lóbulo frontal izquierdo. Se trata de un área conocida por tener un papel importante en el desarrollo de la depresión en los pacientes con tumores en el cerebro.

 

La mujer fue sometida a una cirugía de emergencia y se recuperó, desapareciendo los síntomas depresivos al mes. Los síntomas psiquiátricos como la depresión, la manía, las alucinaciones, los trastornos de ansiedad y la anorexia nerviosa, incluso sin signos neurológicos, pueden ser una alarma de un tumor cerebral, escriben los médicos que la atendieron.

 

Sus síntomas incluían apatía, dificultades en la toma de decisiones y el inicio de la acción, falta de energía, trastornos del sueño y problemas de concentración y de atención, además de que tenía pensamientos suicidas, admitió falta de efectividad en su trabajo y la pérdida de interés en sus ocios habituales. Aunque no tenía un historial de enfermedad mental personal o familiar, experimentó varios eventos estresantes.

 

Un examen neurológico fue normal, pero una tomografía computarizada y una resonancia magnética cerebral revelaron con un meningioma gigante --el tumor primario benigno más frecuente en el cerebro-- en su lóbulo frontal izquierdo. Se trata de un área conocida por tener un papel importante en el desarrollo de la depresión en los pacientes con tumores en el cerebro.

 

Estos expertos dicen que ciertos pacientes deben realizarse un escáner cerebral para identificar o excluir la posibilidad de un tumor, pero que hay que tener en cuenta que "parece poco realista prescribir imágenes cerebrales en todos los pacientes con un síndrome depresivo" porque este trastorno mental es común, mientras que los tumores cerebrales son "muy raros" en pacientes con depresión.

 

En general, estos investigadores recomiendan que se deben realizar si el paciente presenta un inicio tardío del síndrome depresivo después de 50 años de edad, si se hace un diagnóstico de la depresión resistente al tratamiento o si el paciente está apático.