El sudor de la sauna ayuda a mantener el cerebro sano

Sauna

El estudio sólo ha revelado una relación entre la sauna y las enfermedades relacionadas con la memoria que deberá concretarse en futuros trabajos para distinguir entre diferentes grupos de edad, otras nacionalidades o las mujeres.

Investigadores de la Universidad de Finlandia Oriental han identificado un curioso vínculo entre acudir de forma regular a la sauna y un menor riesgo de demencia y Alzheimer, según los resultados publicados en la revista 'Age and Ageing'.

 

Su trabajo se basó en un seguimiento a más de 2.300 hombres finlandeses de mediana edad durante más de 20 años. Así, vieron que los que iban a la sauna de cuatro a siete veces por semana tenían un 66 por ciento menos de probabilidades de sufrir demencia, y un 65 por ciento menos de Alzheimer, en comparación con los que iban sólo una vez a la semana.

 

"Hemos tenido en cuenta otros factores de sus hábitos de vida, como la actividad física o factores socioeconómicos, y hay un efecto independiente de la sauna en estos resultados", ha asegurado Jari Laukkanen, investigador principal del estudio.

 

El estudio sólo ha revelado una relación entre la sauna y las enfermedades relacionadas con la memoria que deberá concretarse en futuros trabajos para distinguir entre diferentes grupos de edad, otras nacionalidades o las mujeres.

 

Además, los autores creen que los beneficios para la salud observados podrían extenderse desde el corazón al cerebro, en relación a un trabajo previo que mostraba que los hombres que pasaban tiempo en la sauna todos los días de la semana tenían menos riesgo de mortalidad cardiovascular.

 

"En la sauna la frecuencia cardiaca aumenta y empezamos a sudar, como pasa con el ejercicio físico", dijo Laukkonen, de ahí que al salir "uno tiene una presión arterial más baja, un importante factor protector en enfermedades cardiovasculares o de la memoria".

 

Los bañistas regulares de la Finnish Sauna Society, que cuenta con alrededor de 4.200 miembros en la capital Helsinki, coinciden en que su buena salud se relaciona con los efectos relajantes de visitar la sauna, incluso en invierno.