El subdelegado del Gobierno niega que 'el violador del ascensor' esté en Salamanca

En las últimas horas habían surgido a través de las redes sociales y mensajes de whatsapp diversas alertas sobre su posible paso por la ciudad.

Javier Galán, subdelegado del Gobierno en Salamanca, ha sido tajante ante las preguntas de este diario: "A la Policía Nacional no le consta que esté aquí, por lo que podemos asegurar que no está".

 

Salamanca parece haberse sumado a la psicosis que vive Valladolid e incluso Zamora en los últimos días, tras la excarcelación de Pedro Luis Gallego, el 'violador del ascensor'. Sin embargo, Galán ha asegurado que, si bien Gallego "no está vigilado por nadie, porque ya es una persona libre, sí que está controlado" por las fuerzas de seguridad, por lo que se conocería su paradero de haber dejado Valladolid, donde sí parece que vive.

 

"Queremos que no se fomente este miedo entre la población y que la gente esté tranquila. Pero también queremos dejar claro que si alguien le ve, que avise a la Policía y que no se dedique a mandar whatsapp para alertar a la gente sin conseguir nada", asegura Galán.

 

En Salamanca, el mensaje 'estrella' es el que señalaba que Pedro Luis Gallego Fernández había sido visto en la zona del cementerio de la capital salmantina y que se quitaba y ponía la perilla para no ser reconocido.

 

Sin embargo, todo apunta a que Gallego continúa en Valladolid, entre un pueblo del sur de la provincia y la propia capital pucelana, ya que Tribuna Valladolid indicó en exclusiva que había fijado su vivienda oficial en el camino de la Esperanza, en Valladolid. Los vecinos de la céntrica calle vallisoletana, junto al antiguo matadero, mostraron su preocupación tras conocerse la dirección oficial del ex presidiario.

 

El asesino de Leticia Lebrato, de 17 años, y de Marta Obregón, de 19; cumplía 273 años de condena en Alcalá-Meco. La derogación de la Doctrina Parot por el Tribunal de los Derechos Humanos de Estrasburgo ha permitido que el violador haya salido a la calle tras cumplir 17 años en prisión. En diciembre del 2008, su abogado ya había pedido su puesta en libertad, ya que el condenado había acumulado beneficios penitenciarios y reducido su condena.