El sindicato de funcionarios CSI-F no ve que la Junta de Castilla y León "apueste por la educación pública”

Habrá menos dinero que el año pasado para partidas como compensatoria y formación de profesorado y no se recupera la reducción de años anteriores para becas de alumnos.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios ha lamentado las partidas que la Junta de Castilla y León destinará este año a la educación. Según explicó la responsable del sector autonómico de Enseñanza del sindicato independiente, Isabel Madruga, "no vemos que la Junta de Castilla y León apueste por la educación pública", ya que "no compensa el mordisco dado a la partida económica destinada a programas de compensación educativa, reducida dramáticamente -más del 90%- por el ministro Wert”.

 

Según lamenta Madruga, “primero lo comprobamos en los Presupuestos Generales de España, y ahora volvemos a verlo en Castilla y León; el dinero presupuestado sólo crece  la mitad de lo que creció el curso anterior". Todo esto a pesar de ser el primer curso de implantación de la LOMCE, "y recordemos que la partida económica que se destina a la LOMCE es 13 veces menor que la que se concedió para las anteriores leyes de la LOGSE y la LOE”, explica la responsable de Enseñanza de CSI-F en Castilla y León.

 

Según el sindicato, los presupuestos implicarán que este curso habrá menos dinero que el anterior para partidas fundamentales como compensatoria y formación del profesorado, entre otras, y "debemos olvidarnos de recuperar todo lo que hemos perdido: 1.837 profesores en tres cursos según los últimos datos de los censos provisionales facilitados, un 30% de poder retributivo, y todas o casi todas las mejoras laborales conseguidas en los últimos 20 años”, insiste Isabel Madruga.

 

Para la responsable sindical, parece que la Junta “sólo se preocupa por los que se consideran élites, por el aumento de los conciertos educativos y de sus millonarias ayudas, o por la privatización y sostenimiento de empresas en donde hasta hace poco trabajaban empleados públicos, por el mal llamado bilingüismo y por los bachilleratos exclusivistas”. Sin embargo, “son muchísimos los alumnos que no están en disposición de conseguir alguno de estos servicios, ni siquiera de acceder a ellos”. 

 

Otra partida que “crece ridículamente”, menos de un 1%, es la de becas y ayudas a estudiantes, remarca CSI-F, “a sabiendas de que son muchos los alumnos condenados a quedarse fuera del sistema por falta de recursos, a pesar de sus capacidades y de sus aspiraciones”. La pérdida es, porcentualmente, menor que la media de España, pero no es menos cierto que en los últimos tres cursos se han perdido casi 1.000 millones, lo que ha provocado una bajada de más del 10% de los alumnos con beca, asegura CSI-F.

 

La Consejería de Hacienda señaló que los presupuestos propuestos para 2015 son sociales, realistas y creíbles. No obstante, Madruga considera que “es hipócrita tildar de sociales unas políticas que han asfixiado al profesorado, y ahora se pretende refrescar su lengua con un dedal de agua tibia. Ante este panorama en la Enseñanza, es fácil comprender el malestar de los padres, profesores y alumnos. Los gobernantes confunden deseos con certezas, y CSI-F está para defender a los docentes, y para exigir un sistema educativo público de calidad y para todos”.

 

Por tanto, Isabel Madruga lamenta que “a pesar de las agradecidas palabras del consejero cuando reconoce que, gracias al cariño y esfuerzo diario del profesorado, los alumnos con discapacidad están bien atendidos, estos presupuestos, un año más, vuelven la espalda a los alumnos en situación de desventaja social“.