El SIDA acumula más de 3.000 casos en Castilla y León

Se han confirmado cinco nuevos durante la primera mitad de este año.

La tasa de incidencia del Sida es de 1.213,65 casos por cada millón de habitantes en Castilla y León, donde la enfermedad acumula más de 3.000 casos y se han confirmado cinco nuevos durante la primera mitad de este año, en el que, inicialmente, se mantiene la tendencia a la baja de los años anteriores.

  

Estos datos se han dado a conocer con motivo del 'Día Mundial del Sida', que se celebra hoy lunes bajo el lema 'Cerremos la brecha', con lo que ONU-Sida quiere incidir en la importancia de promover, informar y habitar los mecanismos para que todas las personas que padecen la enfermedad puedan acceder a los servicios que necesitan, ya sean preventivos, asistenciales o sociales, han informado a Europa Press fuentes de la Consejería de Sanidad.

 

Es posible el cumplimiento del objetivo de poner fin a la epidemia de SIDA antes 2030

Así, se trata de insistir en que es posible el cumplimiento del objetivo de poner fin a la epidemia de sida antes 2030 pero, para ello, es necesario "cerrar la brecha" que existe entre aquellas personas que tienen acceso a servicios (de prevención del virus de la inmunodeficiencia humana, tratamiento, atención, apoyo, etcétera) y las personas que se están quedando atrás.

 

La accesibilidad a la prueba del Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH), como medio para el conocimiento de la situación de contagiado y, por tanto, de la posibilidad de transmisión, también se considera como prioritario y, en ese sentido, tanto las autoridades sanitarias y como las organizaciones sociales insisten: "si tienes dudas, hazte la prueba".

 

La mitad de los nuevos contagiados en España se deben a portadores que desconocían su condición, lo que pone de manifiesto la importancia del diagnóstico temprano, tanto como medio para evitar la transmisión de la enfermedad como fórmula para que el inicio más rápido posible de los tratamientos existentes colabore a mejorar la evolución y la calidad de vida de las personas infectadas, incrementando su supervivencia.

 

En 2013, el 61,53 por ciento de los diagnosticados llevaban una media de diez años infectadas sin saberlo

Incidiendo en esto, en 2013, tres de cada cinco personas diagnosticadas de sida en Castilla y León no eran conscientes de su contagio por VIH hasta el momento del diagnóstico y, de ellas, el 61,53 por ciento llevaban una media de diez años infectadas, sin saberlo y sin poder beneficiarse de los tratamientos actuales y del acceso más rápido a ellos, lo que contribuye a mejorar sus expectativas y calidad de vida, además de reducir el riesgo de transmisión de la enfermedad.

 

La Junta, en colaboración con el Consejo de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Castilla y León, mantiene, además del acceso al diagnóstico a través de la red asistencial, el acceso a los test rápidos del virus de la inmunodeficiencia humana en 16 farmacias repartidas en la Comunidad.

 

Estas pruebas, confidenciales y que ofrecen resultados en poco más de 20 minutos, han de realizarse tras un período 'ventana' de tres meses transcurrida la práctica de riesgo y, en el caso de ser positivas, han de confirmarse ya en la red asistencial mediante otras técnicas.

 

Desde su puesta en marcha a finales de 2010 y hasta el pasado 30 de septiembre de este año se han realizado 3.835 test, de los que 59 ofrecieron resultados positivos.

 

Por provincias, se realizaron 106 en Ávila; 438 en Burgos; 670 en  León; 119 en Palencia; 943 en Salamanca; 152 en Segovia y otros tantos en Soria; 1.132 en Valladolid; y 116 en Zamora.

 

La Comunidad de Castilla y León ha declarado a lo largo del primer semestre de 2014 cinco nuevos casos de sida, para un total de 3.058 casos acumulados desde 1981, lo que supone una tasa de 1.213,55 por cada millón de habitantes.

 

Los nuevos casos declarados en años anteriores fueron 23 en 2013 (con una tasa anual por cada millón de habitantes de 9,13); 30 en 2012 (11,73); los 29 de 2011 (11,13); y 47 casos en 2010 (tasa de 18,36 por cada millón de habitantes), lo que refleja un descenso continuado anual en los últimos ejercicios.

 

En cuanto a las declaraciones de contagios por VIH, el sistema de información de nuevas infecciones por el virus de Castilla y León ha recogido 121 nuevas pacientes infectados en 2013 (con una tasa de 48,02 casos por cada millón de habitantes); 125 (49,1 de tasa) en 2012; en 2011, 159 (62,15); en 2010 fueron 133 (51,96); y en 2009, 148 (57,73 casos por cada millón), para un total en el período 2009-2013 de 686 nuevos contagios.

 

Los datos de la enfermedad, acumulados por el registro castellanoleonés del SIDA, reflejan que el 78,4 por ciento de los que la padecen son varones y el 21,6 por ciento mujeres y que, por edades, el grupo de mayor afectación es el de entre 25 y 40 años aunque en los últimos años, más del 50 por ciento de los contagiados tienen entre 40 y 49 años.

 

PRÁCTICAS SEXUALES DE RIESGO 

 

También en las prácticas de riesgo se observa cambios de tendencias ya que, si bien las acumuladas más habituales son las de los usuarios de drogas intravenosas, en los datos de 2012 y de 2013, las prácticas sexuales, ya sean heterosexuales u homosexuales acumulan entorno a dos de cada tres contagios.

 

Atendiendo a estos datos estadísticos referidos a edad y comportamiento de riesgo más frecuentes de los últimos años, la epidemia de sida puede calificarse más como una enfermedad de transmisión sexual, ya que la mayoría de los casos tiene su génesis en comportamientos de riesgo sexuales, ya sean éstos heterosexuales u homosexuales, superando a los que tienen como causalidad el uso compartido de utensilios para la administración de drogas intravenosas.

 

Siempre es conveniente recordar las prácticas de riesgo que puede propiciar el contagio de esta enfermedad como no usar preservativo en relaciones sexuales con penetración (vaginal, anal u oral); el riesgo de infección aumenta si, además, la persona presenta otras infecciones de transmisión sexual (gonorrea, sífilis, herpes, etcétera); compartir objetos cortantes o punzantes que hayan estado en contacto con sangre infectada; y de una madre VIH positiva a su hijo/a durante el embarazo y el parto.

 

La Junta ha insistido en que el virus no se transmite en ningún caso a través de besos, abrazos, caricias, darse la mano o tocarse; por medio de lágrimas, sudor, saliva, tos o estornudos; usar objetos de uso común (teléfonos, cubiertos, etcétera), ropa o alimentos; de compartir duchas, lavabos, WC, piscinas, instalaciones deportivas, centros laborales, colegios, establecimientos públicos o cualquier otro lugar; a través de animales, mosquitos u otros insectos; ni por medio de recibir o donar sangre en países, como España, en los que estos procesos están adecuadamente controlados.

 

Además, se incide en que la enfermedad no es causa ni justificación para ninguna discriminación, ya sea ésta afectiva, laboral, social, sanitaria y, además, en el caso de que existan algún tipo discriminación pública, la ley ampara a las personas que la sufran.

Noticias relacionadas