El sexo empezó hace 385 millones de años en Escocia, ¿y en qué postura?

Un paleontólogo ha revelado cómo se desarolló por primera vez el acto íntimo de la relación sexual en nuestros ancestros más lejanos.

 

En uno de los mayores descubrimientos en la historia de la evolución de la reproducción sexual, los científicos han encontrado que la fertilización interna y la cópula aparecieron en antiguos peces blindados, llamados placodermos, hace unos 385 millones de años en lo que hoy es Escocia.

 

El nuevo descubrimiento anunciado en la revista Nature por el paleontólogo de la Universidad Flinders John Long, muestra que los fósiles de sexo masculino de la Microbrachius dicki desarrollaron extremidades genitales en forma de L óseas llamadas claspers para transferir esperma a las hembras; y las hembras desarrollaron pequeños huesos pares para bloquear los órganos masculinos en su lugar para el apareamiento.

 

Con alrededor de 8 centímetros de largo, Microbrachius vivió en antiguos hábitats lacustres de Escocia, así como partes de Estonia y China.

 

Como autor principal del estudio, el profesor Long, docente en Paleontología de la Universidad de Flinders en Australia del Sur, descubrió las habilidades para el apareamiento de estos antiguos cuando se topó con un hueso fósil en las colecciones de la Universidad Tecnológica de Tallinn, Estonia, el año pasado.

 

EL ÓRGANO SEXUAL MÁS PRIMITIVO 

 

Este fósil, dijo, simboliza el órgano sexual más primitivo conocido de vertebrados que se ha encontrado, lo que demuestra el primer uso de la fertilización interna y la cópula como estrategia reproductiva se conoce en el registro fósil.

 

"Microbrachius significa bracitos, pero los científicos han estado desconcertados durante siglos sobre lo que eran en realidad. Hemos resuelto este gran misterio, porque servían para el apareamiento", dijo el profesor Long.

 

En uno de los hallazgos más extraños de su investigación, el profesor Long dijo que estos peces probablemente copularon desde una posición lateral con sus huesudos brazos articulados juntos. "Esto permitió a los machos maniobrar sus órganos genitales en la posición correcta para el apareamiento".