El servicio técnico de urgencia pediátrica recibe en Ávila 1.165 llamadas desde su implantación

El servicio de atención telefónica para urgencias pediátricas, un programa asistencial de la Junta de Castilla y León diseñado para ayudar a los padres con niños menores de 14 años, ha gestionado desde su puesta en funcionamiento un total de 1.165 llamadas. Los motivos más frecuentes de consulta son generalmente dudas sobre medicación, problemas como fiebre, síntomas digestivos, diarrea, tos o trastornos de la piel. 

Esta prestación garantiza una respuesta profesional rápida y fácil mediante el teléfono -y en un futuro utilizando también otros canales de comunicación-, y contribuye a promover la consulta no presencial de forma sistemática, resolviendo un alto porcentaje de las demandas de los pacientes sin necesidad de acudir a los centros sanitarios.

 

Los motivos más frecuentes de consulta son generalmente dudas sobre medicación, problemas como fiebre, síntomas digestivos, diarrea, tos o trastornos de la piel.

 

Los profesionales que atienden las llamadas -las 24 horas los 365 días del año- son enfermeras ubicadas en el Centro Coordinador de Emergencias Sanitarias (CCU), entrenadas específicamente en cuanto a protocolos sobre problemas de salud frecuentes en la infancia. El teléfono de contacto gratuito es el 900 222 000.

 

Se trata de un servicio complementario, especialmente indicado en aquellas situaciones en las que una rápida recomendación profesional proporciona tranquilidad a los padres, al mismo tiempo que contribuye a mejorar la utilización de los servicios públicos sanitarios, regulando las demandas urgentes y ayudando a evitar la saturación de las consultas por problemas menores, teniendo en cuenta siempre la gravedad y complejidad del problema.