El segundo acusado por el asesinato de la dueña de la Pensión Bárez señala a su primo como único autor

En el juicio que se ha desarrollado durante la mañana de hoy ha indicado que cuando subió a la pensión le encontró encima de la mujer, se asustó y salió corriendo.

El presunto coautor del crimen de la Pensión Bárez salmantina se ha declarado "inocente" en su declaración durante el juicio que ha comenzado esta mañana en la Audiencia Provincial.

 

N.N., rumano y primo de Victor Nedelcu -juzgado y condenado como autor del asesinato de Isidora Martín- asegura que quedó con su familiar sobre las 11 horas en la puerta de la pensión, pero al ver que no bajaba, subió y le encontró "encima de la mujer". En ese momento, asegura que se asustó y salió corriendo. 

 

El acusado continuó su defensa alegando que no mantuvo ninguna conversación con su primo en todo el viaje que realizaron juntos a Valladolid, donde se reunieron con M.N., hermano mayor de N.N. Una vez en la capital vallisoletana los hermanos Nedelcu viajaron hasta Madrid para trasladarse a Valencia y de ahí a Ibiza, pero por temas económicos solo llegó a la isla M.N., mientras que el hermano pequeño viajó a Rumanía gracias un giro de unos 150 euros que les envió la matriarca de la familia.

 

La Fiscalía de Salamanca pide para el acusado N.N. 19 años y medio de prisión (16 por un delito de asesinato y 3,5 por robo con violencia), la misma pena que en julio de 2008 la Audiencia Provincial impuso a su primo.

 

Su primo le acusa a él

 

En el segundo turno de testigos, el condenado Victor Nedelcu acusó a su primo del asesinato al relatar que se estaba duchando y fue N.N. el que le dijo que se fueran rápidamente con las maletas, señalando que mató a la dueña de la pensión mientras él se duchaba y afeitaba (ya que los baños están fuera de las habitaciones).

 

Sobre el viaje realizado a Valladolid, coincide con el relato del acusado, aunque discrepa en la historia que contaron a M.N. sobre lo sucedido en Salamanca, ya que ambos se declaran inocentes y culpan del crimen al otro.

 

Al finalizar su declaración reiteró varias veces que era inocente, a lo que el juez le aclaró que su sentencia ya era firme y solo le quedaba cumplir su condena. Tras esto se despidió de la sala con un "buenos días" y una sonrisa.

 

Nedelcu, además, se negó a contestar al abogado de la defensa, ya que alega que éste fue a la cárcel y le propuso que se confesase culpable para que N.N. saliera en libertad.

Noticias relacionadas