El sector turístico y las aerolíneas cifran en 500 millones las pérdidas

Huelga aérea. Las 20 horas de ‘parón’ han tenido consecuencias negativas para la economía, mientras el Gobierno apela a la calma y a no precipitarse a la hora de cuantificar los daños sufridos por este contratiempo
AGENCIAS
El sector turístico y las líneas aéreas calculan en cerca de 500 millones de euros las pérdidas ocasionadas por las 20 horas que permaneció cerrado el espacio aéreo español entre el viernes y sábado pasados, por la ausencia de sus puestos de trabajo de los controladores. La Asociación Catalana de Agencias de Viajes (ACAV) anunció ayer que las pérdidas de las agencias de viajes y touroperadores, en el ámbito nacional, se pueden situar en torno a los 350 millones de euros, aunque se trata de una cifra provisional.

Por su parte, el sector aeronáutico no quiere efectuar una valoración oficial hasta que acabe el Puente de la Constitución y pueda calcularse exactamente cual fue la repercusión. No obstante, fuentes de ese sector indicaron que se podría hablar de una pérdida de ingresos de cerca de 100 millones de euros, a los que habría que sumar los gastos derivados de la atención a los pasajeros, tanto su traslado a los hoteles, como el servicio dado en los aeropuertos y la búsqueda de transporte alternativo. En este caso, indicaron las fuentes, el único ahorro que se puede destacar, ha sido el del combustible, que al no haber vuelos no se ha gastado.

Respuesta de Miguel Sebastián
El Ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, aseguró ayer que las cifras adelantadas en materia de pérdidas por el cierre del espacio aéreo del pasado fin de semana “son prematuras y precipitadas”. El titular de industria señaló que el turismo rural, urbano y estaciones de esquí sufrieron “un impacto limitado”, mientras que el segmento más perjudicado fueron las islas y las costas. Además, realizó una comparativa con las pérdidas cuantificadas durante el pasado mes de abril a causa de las cenizas del volcán islandés, y en este caso los daños económicos “son menores” para las líneas aéreas y las agencias de viajes, los dos sectores más “perjudicados” por la “huelga salvaje” de los controladores.

Por otro lado, Sebastián adelantó que el impacto potencial sobre los viajeros residentes fue “limitado” también, porque sólo el 10% de los desplazamientos previstos para estas fechas se realizan a través de transporte aéreo.

Sobre los efectos en la llegada de turistas internacionales, el responsable recordó que de los 2,8 millones de viajeros extranjeros previstos para diciembre, más del 75% se espera que lleguen a finales de mes, por lo que a priori el impacto no habría sido muy importante. De todas formas, Sebastián adelantó que “habrá que esperar” a que finalice el puente de la Constitución, que termina hoy, para hacer un “balance real” de las pérdidas, aunque se mostró optimista con que no se produzcan cancelaciones.

Acusación del PP
Por su parte, el PP quiere que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aclare mañana en el Pleno del Congreso, donde explicará los motivos que le llevaron a declarar el estado de alarma con motivo del plante de los controladores aéreos, si el Ejecutivo, especialmente el Ministerio de Fomento, pecó de imprevisión y también que se asuman “responsabilidades” por lo ocurrido el pasado fin de semana. Así lo anticipó en la Cámara Baja, la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, quien rehusó especificar si Mariano Rajoy reclamará dimisiones y si, de hacerlo, apuntará directamente al titular de Fomento, José Blanco, como ya hizo el pasado sábado el diputado popular Rafael Hernando, quien le tachó de “inepto” y pidió su cabeza. La dirigente del PP se ha limitado a subrayar que el Ministerio de Fomento está “directamente implicado” en la crisis aérea del fin de semana, y en que su grupo decidirá sobre las responsabilidades a demandar.