El sector pide seguridad jurídica para la TDT ante un posible 'segundo dividendo' en 2022

El dividendo digital, que ha obligado a los canales de TDT ha migrar de frecuencia en el espectro radioléctrico (UHF) desde la banda de los 800 MHz hasta la de los 700 MHz para que la primera sea ocupada por la tecnología 4G, podría repetirse en 2022.

Así lo han alertado agentes del sector, que solicitan seguridad jurídica para los operadores de radiodifusión en la TDT.

 

Estas conclusiones se pusieron de manifiesto el pasado 16 de diciembre en una jornada organizada por el Instituto RTVE y la Asociación Española de Ingenieros de Telecomunicaciones. Bajo el título 'Estrategias y escenarios para redes y servicios de UHF', se reunieron en Madrid todos los agentes involucrados en el futuro a medio y largo plazo de la banda de UHF de radiodifusión con el fin de debatir sobre los próximos escenarios.

 

El Gobierno ha tenido que aprobar este viernes 26 de diciembre una prórroga de tres meses (hasta el 31 de marzo de 2015) para que los canales de TDT se muden definitivamente a la frecuencia de los 700 MHZ (actualmente emiten en simulcast en las viejas y las nuevas frecuencias), con el fin de permitir que la mayoría de los edificios que deben antenizarse sean adaptados.

 

El sector estimaba que casi la mitad de ellos no iban a estar listos para la fecha fijada por Bruselas para la entrada en vigor del dividendo digital el 1 de enero de 2015. Las operadoras de telecomunicaciones han desembolsado en España 1.300 millones de euros para ocupar esa frecuencia y el Ejecutivo ha anunciado que compensará el retraso ampliándoles el periodo de concesión.

 

Antes de que el Ejecutivo tomase esta decisión de prórroga, los agentes de radiodifusión ya coincidieron en que, en caso de producirse este 'segundo dividendo', habrá que hacerlo de manera "más eficiente", de modo que se ceda esa banda a los operadores de telefonía a cambio de beneficios y más servicios para los operadores de radiodifusión.

 

Los operadores de radiodifusión públicos y privados defendieron la necesidad de asegurar el futuro de la TDT, con seguridad jurídica a largo plazo que permita las inversiones adecuadas a medio plazo y sobre todo evolucionar no solo hacia el HD (alta definición) sino en el futuro hacia el 4K (ultra alta definición).

 

Para ello, según coincidieron, hace falta disponer de espectro y migrar a tecnologías más eficaces (DVB-T2 y HEVC). De hecho, durante la jornada alertaron de que si no se asegura el futuro de la TDT con un trabajo conjunto entre administraciones, radiodifusores públicos y privados y operadores de redes terrestres de televisión, podría ocurrir que el ciudadano tuviera que pagar una conexión para ver canales que en la actualidad disfruta en abierto.

 

En definitiva, en la jornada, según informó en su día RTVE, recordaron que, lejos de finalizar esta reasignación de servicios de comunicaciones móviles en la banda de UHF con el primer dividendo digital, está previsto que en 2015 se adopte una decisión mundial sobre un 'segundo dividendo' en la sub-banda de 700 MHz y que, incluso, se está debatiendo sobre el uso que se le dará a toda la banda a largo plazo.

 

 Ello, tal y como explicaron, podría transformar el modelo europeo de TDT del que disfrutan 250 millones de ciudadanos y plantea los siguientes interrogantes: ¿Podrá ofrecerse 4K por TDT? ¿Qué nuevos servicios se ofrecerá desde el mundo de comunicaciones móviles en 4G en la banda de UHF? ¿Será necesario cambiar de tecnología en la TDT cuando se adopte el segundo dividendo y, por tanto, cambiar de televisor? ¿Se manejan fechas para el segundo dividendo? ¿Se mantendrá después del segundo dividendo el número de programas de TDT? ¿Qué hábitos de consumo se manejan en escenarios previsibles? ¿Desaparecerá la TDT a largo plazo?