El Santísimo Cristo de las Batallas dio la bienvenida al Jueves Santo

Ver album

La Hermandad del Santísimo Cristo de las Batallas ha sido de nuevo la encargada de despedir el Miércoles Santo con la procesión del Santísimo Cristo de las Batallas y de recibir el Jueves Santo en la procesión de la Madrugada

La Semana Santa entra en su punto álgido con la transición a este Jueves Santo que ha protagonizado, como es habitual, la Hermandad del Santísimo Cristo de las Batallas, que cerraba el Miércoles Santo con la procesión del mismo nombre y abría el Jueves Santo con la procesión de la Madrugada.

 

La procesión del Santísimo Cristo de las Batallas salía de la Iglesia de San Pedro a las 23.00 horas para recorrer un itinerario que la llevaría por la Plaza de Santa Teresa, Paseo del Rastro, Arco del Rastro, Plaza del Rastro, calle Caballeros, Plaza del Mercado Chico, Plaza de Zurraquin, calle Esteban Domingo, calle Lope Núñez, Arco de San Vicente, Plaza de San Vicente y calle San Segundo, para regresear a la  Plaza de Santa Teresa y entrar de nuevo en la  Iglesia de San Pedro Apóstol.

 

Los nazarenos del Santísimo Cristo de las Batallas, ataviados con túnica y capuchón negro con cíngulo de esparto, portaban la imágen moderna del Santísimo Cristo de las Batallas, una talla de más de dos metros de altura que data de 1963 y representa a Cristo con la Cruz a cuestas camino del monte Gólgota.

 

Esta Hermandad ha protagonizado también el primer desfile procesional de este Jueves Santo, la procesión de la Madrugada, que ha partido a las 2 de la Iglesia de Mosén Rubí para recorrer la calle Bracamonte, la Plaza Fuente el Sol, atravesar el Arco del Mariscal, subir por la Ronda Vieja hasta la Plaza de San Vicente, calle San Segundo, atravesar el Arco del Peso de la Harina para llegar a la Plaza de la Catedral, calle Tomás Luis de Victoria, Plaza de Zurraquín, calle Marqués de Benavites y llegar de nuevo a la iglesia de Mosén Rubí.

 

En este caso, los cofrades han acompañado a la talla histórica del Santísimo Cristo de las Batallas, pequeña imagen esculpida en terracota por el artista florentino Luca della Robbia en 1450 para el rey de Aragón y que pasó a formar parte del ajuar de Fernando en su boda con Isabel de Castilla