El sacerdote español que filtró documentos del Vaticano, condenado a 18 meses de cárcel

El sacerdote español Lucio Vallejo Balda. Foto: EP

Lucio Vallejo Balda ha admitido que filtró documentos confidenciales de la cruzada del Papa Francisco contra las zonas oscuras de la economía vaticana.

El Tribunal del Vaticano, presidido por el juez Giuseppe dalla Torre, ha condenado a 18 meses de prisión al sacerdote español Lucio Vallejo Balda por robo y divulgación de documentos confidenciales, en el llamado caso 'Vatileaks 2'. El sacerdote español, secretario de la Prefectura de Asuntos Económicos, fue arrestado en noviembre de 2015 por Gendarmería Vaticana como presunto responsable de una grave filtración de documentos reservados que afectan a la limpieza de los asuntos económicos del Vaticano, una de las prioridades del Papa Francisco.

 

Los medios italianos  le dieron este nombre al caso por su similitud con el escándalo que supuso en 2012 la revelación de la correspondencia privada de Benedicto XVI por parte de su mayordomo Paolo Gabriele. De hecho, esta filtración de documentos económicos se considera una grave traición al sumo pontífice actual y se podía penar con hasta ocho años de cárcel.

 

En las últimas sesiones, que se celebraron en marzo, el sacerdote español admitió que pasó documentos a los periodistas porque, según alegó, se sentía "amenazado" y "presionado" por la exrelacciones pública Francesca Chauoqui"Filtré los documentos porque me sentía presionado y amenazado. Corría peligro físicamente --declaró en sede judicial--. Estaba convencido de que Chaouqui le había contado a Nuzzi cosas personales de mi vida, mi familia, de mis relaciones con amigos", explicó ante las preguntas de su abogada y del fiscal.

 

Por su parte, el reportero italiano Fittipaldi --el segundo de los imputados en ser interrogado ante el juez-- indicó que nunca pidió los documentos secretos y que le fueron ofrecidos sin que él ejerciera jamás ninguna presión.

 

El sacerdote español había sido puesto en régimen de semilibertad hace unos días, después de tres meses y medio encarcelado por el caso. En su nueva situación de privación de libertad parcial seguía recluido en una celda de la Gendarmería del Vaticano, pero podía abandonarla en determinados periodos y pasear dentro de las fronteras del Vaticano. En marzo, le fue revocado el arresto domiciliario debido a que el sacerdote español "había violado la prohibición de comunicarse con el exterior", según explicó entonces el portavoz oficial del Vaticano, Federico Lombardi.

 

Por su parte, los dos periodistas italianos, Gianluigi Nuzzi y Emiliano Fittipaldi, que publicaron los archovos reservados de la Santa Sede en dos libros, han sido absueltos porque el tribunal vaticano ha declarado su "defecto de jurisdicción" al juzgarlos.

 

El tribunal ha suspendido la pena para la exrelaciones públicas Francesca Chaouqui, condenada a 10 meses de prisión de manera que no irá a prisión. El secretario personal de Vallejo Balda, Nicola de Maio, ha sido absuelto.

 

El Promotor de Justicia del Vaticano había pedido una condena de tres años y un mes de prisión para el sacerdote español. En el caso de Vallejo Balda, Chaouqui y Maio se les acusa de asociación criminal, mientras que los periodistas Fittipaldi y Nuzzi eran acusados de complicidad en la difusión de los documentos a través de la publicación de sendos libros, 'Avaricia' y 'Via Crucis'.