El Rugby Ávila Club cae ante los Lobos de Segovia y los elementos (12-19)

Un momento del partido entre el Rugby Ávila Club y el Lobos Segovia. / Foto: RAC

El Rugby Ávila Club se mantiene séptimo en la tabla clasificatoria con tres victoria, un empate y cuatro derrotas, yn un total de 19 puntos en su haber, cinco de bonus, tras un partido épico en el que los abulensen merecieron mejor botín ante un rival bastante parejo y en una tarde en la que todos coincidieron que, ante todo, triunfó el rugby.

Alineación del RAC


DELANTEROS


1ª Línea: David (Angelito), Adolfo (Elyo), Torres
2ª Línea: Ángel (Víctor) y Santi
3ª Línea: Agus, Nacho, Paco
Medio de Melé: Pablo


TRES CUARTOS


Apertura: Miky
Centros: Rosito (Josado), Olaya (Borja)
Alas: Dani (Sergio), Álvaro (Iñigo)
Zaguero: Carras

Gran partido del más puro rugby jugado de poder a poder entre el Rugby Ávila Club y el Big Mat Tabanera Lobos Segovia, en el que los abulenses cayeron finalmente derrotados por un ajustado 12-19, pero en el que se pudo ver a dos equipos más igualados de los que muestra la clasificación actual de la cuarta categoría regional del rugby madrileño, y que disputaban sobre el césped de la Ciudad Deportiva el primer derbi castellano y leonés de la Liga Regional de Madrid.

 


Los elementos meteorológicos adversos en forma de lluvia, y otros como el barro, se dieron cita sobre el terreno de juego para ser testigos de un partido épico. Frío, aire y agua obligaron a los dos contendientes a realizar un juego en corto, de delantera. Los tres cuartos se congelaban ajenos a la actividad de los "gordos", lo que provocaba errores de manos más que comprensibles y continuas melés.

 

Al comienzo, las melés fueron ganadas con claridad por los visitantes, que impusieron su poderío de delantera en las primeras fases, pero esta faceta del juego se fue igualando. La defensa local fue ayer magnífica, en palabras del entrenador, e impidió al continuo ataque segoviano llevar más que el 0-12 al marcador cuando se llegó al descanso.


La reacción atacante abulense llegó en la reanudación, donde corazón, cabeza y manos se pusieron al servicio del equipo y del juego colectivo. Continuo ataque local que acortaba distancias gracias a un ensayo del recuperado Borja: 5-12. No obstante, los Lobos pusieron tierra de por medio con otro ensayo transformado: 5-19.

 

El final, como es costumbre, monólogo abulense que se plasmó en un ensayo del gran Paco en la última jugada del partido, esta vez sí concedido, y que fue transformado por Carras para dejar el 12-19 definitivo y permitir a los locales sumar un punto de bonus defensivo en un partido en que merecieron más.


A pesar del resultado, las sensaciones fueron inmejorables en muchos aspectos, y las felicitaciones entre todos los miembros de la plantilla abulense eran justas. Ayer en la Ciudad Deportiva de Ávila triunfó el rugby.