El Rey viaja a Brasil y Chile para apoyar a empresas españolas y preparar la Cumbre Iberoamericana

Se reunirá con representantes de México, Perú, Colombia y Costa Rica aprovechando la reunión de un nuevo foro regional en Antofagasta

El Rey emprenderá este sábado viaje a Brasil y Chile con el fin de favorecer nuevas oportunidades de negocio para las empresas españolas y preparar con media docena de líderes de la región la Cumbre Iberoamericana de noviembre en Cádiz, han informado fuentes diplomáticas.

Apenas siete semanas después de su operación de cadera, Don Juan Carlos recorrerá casi 8.000 kilómetros para entrevistarse con los presidentes de Brasil y Chile, Dilma Rousseff y Sebastián Piñera, pero también con los de México, Felipe Calderón; Colombia, Juan Manuel Santos, y Perú, Ollanta Humala, que viajarán a Chile para constituir junto a este país la Alianza del Pacífico, nueva área de integración en la región.

El Rey iniciará su agenda de trabajo el lunes en Brasilia, donde se reunirá con Rousseff, con quien participará en un encuentro empresarial hispano brasileño, donde compañías como el Banco Santander, Telefónica, Iberdrola; Isolux-Corsán; Repsol; Abengoa; Gas Natural; Unión Fenosa; Indra; Acciona; CAF; Talgo; Navantia; Airbus Military e Iberia asistirán representadas al máximo nivel.

Salvo cambios de última hora, al encuentro empresarial asistirán los presidentes del Santander, Emilio Botín; Iberdrola, Ignacio Galán, Repsol, Antonio Brufau y Telefónica, César Alierta, entre otros, así como el presidente de la Confederación Española de Confederaciones Empresariales (CEOE), Juan Rosell, que también se desplazará a Chile. Tanto en un país como en otro la CEOE firmará acuerdos de colaboración con las patronales de los dos países.

El Gobierno español considera que tiene que recuperar el tiempo perdido con Brasil, adonde no viaja un presidente del Gobierno español desde 2008 y cuya última visita oficial del Rey se remonta al año 2000.

En apenas un mes, el país sudamericano habrá recibido las visitas de tres altos cargos de nuestro país. El jefe de la diplomacia española, José Manuel García-Margallo, viajó en mayo a Brasil y regresa acompañando al jefe del Estado, mientras que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, viajará a mediados de junio a Río de Janeiro y Sao Paulo.

Elevar el diálogo con Brasil
El Gobierno aprovechará la visita del Rey para proponer a Brasil la constitución de un mecanismo de consultas políticas que eleve la relación en este plano y que obligue a los dos Ejecutivos a reunirse con cierta periodicidad, al estilo de la Comisión Binacional que España ya tiene con México.

Don Juan Carlos hablará con Rousseff sobre los preparativos de la Cumbre Iberoamericana de Cádiz. España aspira a garantizar la asistencia de la práctica totalidad de líderes en la cita, después de que en los últimos años el elevado número de ausencias hayan contribuido a que este foro haya ido perdiendo fuelle e interés. De hecho se estudia convertir estas cumbres en bianuales.

El Gobierno no tiene previsto insistir en este viaje ante Brasil en la idea propuesta por García-Margallo para que este país negocie de forma bilateral con la UE un acuerdo de asociación y no dependa de que todo el bloque del Mercosur avance en las negociaciones con los Veintisiete, que se remontan a los años 90 y que en la actualidad bloquea Argentina.

"Ese mensaje ya lo pasó el ministro en Brasil en mayo", indican fuentes diplomáticas. Hasta la fecha, ni Brasil ni la Comisión Europea han dado muestras públicamente de aceptar la propuesta de García-Margallo.

Si Rousseff quiere, ambos países abordarían el único contencioso que hoy por hoy enturbia un poco la relación y que tiene que ver con los requisitos exigidos a los brasileños para su entrada en España, de acuerdo con la normativa del espacio Schengen.

Ese mismo lunes, representantes de los dos Gobiernos se reúnen en Madrid para explorar nuevas fórmulas de cooperación para evitar que en los aeropuertos españoles se deniegue la entrada a ciudadanos brasileños que no tienen ninguna intención de permanecer de manera ilegal en nuestro país.

Desde Brasilia, la delegación española se desplazará a Santiago de Chile, donde el Rey se entrevistará el martes con Sebastián Piñera. También aquí los dos líderes inaugurarán un encuentro empresarial con representantes de los dos países.

Telefónica, Endesa, Santander, BBVA, Sacyr, Indra, Abengoa, Enagás, Técnicas Reunidas, Airbus Military y CAF estarán representadas al máximo nivel.

El miércoles el Rey viajará al norte del país para almorzar con los presidentes de Chile, México, Colombia y Perú, quienes se reunirán en Cerro Paranal, en la región de Antofagasta, para constituir la Alianza del Pacífico, un nuevo foro de integración regional. Es posible que al almuerzo asista también la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, cuyo país tendrá estatus de observador, como Panamá, en la Alianza.

Aunque España no tendrá ningún papel en este foro, Piñera invitó al Rey a visitar Chile coincidiendo con la presencia en el país de otros socios iberoamericanos. Con ellos Don Juan Carlos tendrá oportunidad de avanzar en los preparativos de la Cumbre Iberoamericana.