El Rey recibirá a Rajoy en el Palacio de Marivent el próximo martes

Zapatero asistió tras anunciar nuevas elecciones
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se desplazará a Palma el próximo 14 de agosto para despachar con el Rey Don Juan Carlos en el Palacio de Marivent.

Rajoy mantendrá así su primer despacho con el Rey como jefe del Ejecutivo en la residencia de verano de la Familia Real, un encuentro que está previsto que comience a las 12.30 horas.

El verano pasado José Luis Rodríguez Zapatero celebró un único despacho con Don Juan Carlos, el 1 de agosto, días después de haber anunciado el adelanto de las elecciones generales al 20 de noviembre y con la presión de los mercados cebándose con España.

Cabe recordar que esta semana el Rey Don Juan Carlos cenó, el pasado miércoles, con las principales autoridades de Baleares, mientras que el jueves y viernes mantuvo diferentes audiencias como con el presidente del Parlament, Pere Rotger, el jefe del Ejecutivo autonómico, José Ramón Bauzá o el alcalde de Palma, Mateo Isern.

Asimismo, en estos encuentros, que tuvieron lugar en el Palacio de la Almudaina, también recibió a la presidenta del Consell, Maria Salom, a la delegada del Gobierno, Teresa Palmer, o a representantes de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM).

Tras éstos, Bauzá aseguró que el monarca, "como primero de los españoles", está "preocupado, igual que todos nosotros, de la situación económica", si bien indicó que en el encuentro no hablaron "lo más mínimo de un posible rescate a España".

Además, el Rey Don Juan Carlos transmitió al presidente del Parlament, Pere Rotger, que "no será fácil ni de un día para otro" que España salga de la crisis económica, aunque mostró su "esperanza" de que finalmente lo haga, dado que España "es un gran pueblo".

Asimismo, en el encuentro con los máximos dirigentes de las principales cadenas hoteleras de España, les pidió "confianza, empeño, unión y trabajo" para seguir avanzando en salir de la crisis, después de que los hoteleros de Baleares le expresasen su "preocupación" por la "pérdida de competitividad" en las islas y por el "acortamiento de la temporada, que hace cada vez más difícil y menos sostenible social y económicamente el mantenimiento de la riqueza".