El Rey lanza un mensaje de unidad para “superar la crisis y recuperar empleo”

Su Majestad reconoce a León como cuna del parlamentarismo en Europa tras las Cortes de 1188 que supusieron “un hito histórico para el tránsito a la modernidad”. Positivo. Confía en que España progrese hacia la solidez
ICAL / LEÓN

Su Majestad el Rey, Don Juan Carlos de Borbón, lanzó ayer un mensaje de unidad con el fin de conseguir superar la crisis económica y recobrar “una dinámica de crecimiento, empleo y mayor bienestar” en España. Don Juan Carlos expresó en este sentido su “profunda convicción” de que hay que trabajar “juntos” para alcanzar este objetivo.

El Rey se mostró confiado también de que España pueda seguir progresando “con solidez y solidaridad”, siempre contando con “el esfuerzo, al determinación, la capacidad de entendimiento y el compromiso de todos”, añadió.

Don Juan Carlos ofreció estas palabras en el Auditorio Ciudad de León durante el acto de conmemoración del 1.100 Aniversario del Reino de León, donde hizo un llamamiento al empleo del “orgullo colectivo y la grandeza de miras” que aporta esta conmemoración para “animarnos y avanzar en esa dirección”, concluyó.

Legado político y cultural
Su Majestad el Rey don Juan Carlos reconoció ayer a León como cuna del parlamentarismo después de la celebración de las Cortes del año 1188, que supuso “una visión incipiente de la democracia representativa” y que resultó ser “un hito histórico para el tránsito a la modernidad”. El monarca destacó que hoy es un día “para sentirnos orgullosos” de que los orígenes del parlamentarismo en Europa “tuvieran su cuna en León”.

Don Juan Carlos evocó al año 1188, en el que la ‘curia regia’ se transformaría en unas Cortes “novedosas y abiertas a la voz de los ciudadanos” a convocatoria del Rey Alfonso IX. Según Don Juan Carlos, los Reinos medievales en España fueron “referentes históricos fundamentales”, y se refirió al Reino de León como “uno de los principales”.

La instalación de la Corte en la ciudad dio lugar a “consecuencias perdurables” como fue el caso de la consolidación del Reino de León, “que dos siglos antes había comenzado a forjarse”, así como su expansión “llena de significado y trascendencia”.

En este sentido, Don Juan Carlos aludió al Reino de León como evocador de “una serie de visiones y conceptos políticos y culturales”, que resultaron “fundamentales para el ser de España”, así como “de gran significación” para el resto de Europa, dijo.

Entre todos ellos, Don Juan Carlos subrayó el origen de la democracia representativa, la vocación de integración y unidad, las primeras manifestaciones de autonomía municipal y las “valiosas” aportaciones culturales que emanaron del Reino de León.

Fue en las Cortes de 1188 donde nacieron también las primeras Cartas Puebla, que fueron la “expresión primigenia de la autonomía municipal”, y tuvieron su origen los fueros “que dotaban a las gentes de fundamentos jurídicos más sólidos para la convivencia”, añadió el monarca, quien se refirió a León como un Reino “volcado en el progreso cultural” al apadrinar en el siglo XIII “el nacimiento de las primeras universidades de incontestable prestigio internacional”.