El Rey Juan Carlos aconseja no personalizar los mensajes de su discurso en Navidad 

Su Majestad ha recordado a los parlamentarios que los ciudadanos esperan de ellos que actúen de forma "responsable, solidaria y efectiva" 

El Rey se ha mostrado muy satisfecho por la acogida que los partidos políticos han dado a su discurso de Nochebuena, en el que subrayó, entre otras cosas, que la justicia "es igual para todos" y que los servidores públicos han de comportarse con "ejemplaridad", pero ha querido dejar claro que no se deben "personalizar" estos mensajes.

En conversación informal con los periodistas en el Congreso al término de la apertura solemne de la X legislatura, al Rey se le preguntó si estaba satisfecho con la respuesta que las fuerzas políticas habían dado a su tradicional discurso de Navidad.

El monarca reconoció que este año le había agradado "mucho" esa reacción de los partidos, pero aconsejó "no personalizar" en ningún nombre en concreto su discurso, que es lo que a su juicio en ocasiones hacen los medios de comunicación.

De hecho, la alusión del Rey en su mensaje de Navidad de este año a que "la justicia es igual para todos" se ha interpretado como una alusión indirecta al caso de su yerno, Iñaki Urdangarin, que está siendo investigado por la justicia por los negocios que llevó a cabo a través del Instituto Nóos que presidió durante 19 meses.

Además, el Rey ha instado al Parlamento a que contribuya a "reforzar la confianza en las instituciones" y trabaje con "honestidad" y "espíritu de concordia", porque las Cortes deben ser "ejemplo de la voluntad de compartir desde el derecho a discrepar".

En su discurso en el hemiciclo del Congreso con motivo de la apertura solemne de la X legislatura, Su Majestad ha recordado a los parlamentarios que los ciudadanos esperan de ellos que actúen de forma "responsable, solidaria y efectiva".

También ha llamado a las instituciones a "defender la honradez, el esfuerzo y la profesionalidad con que la inmensa mayoría de los españoles desempeñan su trabajo, viven su vida y sacan adelante a sus familias".

Ovación de casi todo el Parlamento
Además, los Reyes y los Príncipes de Asturias fueron recibidos en el Salón de Plenos del Congreso con una cerrada ovación de los diputados y senadores, puestos en pie. La calurosa bienvenida duró dos minutos pero no contó con la participación de todos, pues representantes de IU, UPyD y PNV se negaron a secundar tantos aplausos.

El Rey llegó al Congreso para presidir la Solemne Apertura de la nueva Legislatura pero el contexto no era el mismo de ocasiones precedentes. La polémica suscitada por la investigación judicial abierta a su yerno, el Duque de Palma, Iñaki Urdangarín, y los ecos de su mensaje navideño, en el que proclamó que la Justicia es "igual para todos", estaban en el ambiente del Parlamento.

Eso sí, hubo excepciones: ni Cayo Lara, líder de IU; ni Josu Erkoreka, portavoz del PNV; ni Uxue Barkos, diputada de Geroa Bai, quisieron participar en el aplauso, y la portavoz de UPyD, apenas dio palmas.

Otros diputados extendían sus reparos en las redes sociales. Para Joan Coscubiela, de Iniciativa per Catalunya, la bienvenida siguió "el estilo de la Asamblea Popular China" y vino a demostrar que "algunos son más papistas que el Papa". En otro mensaje en Twitter recogido por Europa Press, Gaspar Llamazares, de IU, aseguró que el aplauso fue "exagerado".

"El Rey estaba deseando salir de esa farsa y pedía moderación en los aplausos, Pero algunos diputados exaltados no dejaban de aplaudir", apuntaba otro diputado de IU, Alberto Garzón, procedente del movimiento 15-M, .