El Rey ante el Papa: "Es hora de redoblar nuestro apoyo a los jĂłvenes y acabar con el intolerable paro juvenil"

El monarca recordĂł "muy especialmente a los niĂąos y jĂłvenes vĂ­ctimas de la violencia"

El Rey don Juan Carlos ha pedido, en su discurso de bienvenida al Papa Benedicto XVI en el aeropuerto de Barajas, la ejemplaridad de los mayores para la juventud en un tiempo no fĂĄcil para ellos en el que se percibe una "profunda crisis de valores. Es hora de redoblarles nuestro apoyo; de aportarles todos los medios disponibles para que logren abrirse camino; de acabar con el intolerable paro juvenil; y de animarles a tomar la antorcha de los valores que hacen grande a la Humanidad", ha recalcado.

AdemĂĄs, el monarca no ha querido dejar de recordar "muy especialmente" a tantos niĂąos y jĂłvenes vĂ­ctimas de violencia. EstĂĄn hoy particularmente presentes en nuestros corazones", ha subrayado.

Ante la presencia de las autoridades que han recibido al PontĂ­fice en su visita a EspaĂąa para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), el monarca ha destacado que los jĂłvenes necesitan "no sĂłlo oportunidades, sino tambiĂŠn la ejemplaridad de sus mayores; no sĂłlo razones, sino actitudes que motiven, llenen e impulsen su existencia y alienten su esperanza". Y, citando al PontĂ­fice, ha aĂąadido: "Sentir el anhelo de lo que es realmente grande, forma parte del ser joven".

"No son estos tiempos fĂĄciles para una juventud tantas veces frustrada por falta de horizontes personales y laborales, y que se rebela ante los graves problemas que aquejan al ser humano y al mundo de hoy", ha resaltado.

En este sentido, ha recalcado que no se puede defraudar a los jĂłvenes en su "legĂ­timo anhelo" de hacer realidad sus sueĂąos y que sus aspiraciones y problemas deben ser las primeras prioridades de la sociedad porque ello va su propio porvenir que es tambiĂŠn el de toda la sociedad.

ConfĂ­a en el aliento de Benedicto
Por ello, ha confĂ­ado en el aliento de Benedicto XVI, no sĂłlo para animar a los jĂłvenes de EspaĂąa y el mundo entero, sino para sensibilizar a las sociedades sobre la necesidad de respaldarles en sus proyectos e ilusiones.

Don Juan Carlos, que ha dedicado un "emocionado" recuerdo a Juan Pablo II, que tambiĂŠn realizĂł su tercer viaje a EspaĂąa para presidir en 1989 la IV JMJ en Santiago de Compostela, ha asegurado que interpreta esta tercera visita como "una especial distinciĂłn" a EspaĂąa. "Conocemos Vuestra ilusiĂłn por venir a Madrid -una de las capitales europeas mĂĄs abiertas y hospitalarias- para reuniros con jĂłvenes de todo el Planeta y hacerles llegar la fuerza de Vuestra palabra", ha dicho.

AdemĂĄs, ha destacado la aportaciĂłn artĂ­stica, cultural y religiosa del Cristianismo que resulta "clave" para entender la personalidad histĂłrica de EspaĂąa, a la que han llegado "miles de chicos y chicas de otras tierras espaĂąolas y todo el mundo que, tal y como ha apuntado, esperan al Papa "con entusiasmo" para celebrar la XXVI JMJ. Una juventud que, segĂşn ha explicado, busca "colmar sus legĂ­timas aspiraciones en este mundo complejo e interdependiente".

Juventud solidaria
AsĂ­, el Rey ha subrayado que esta EspaĂąa "comprometida con Europa, de profunda vocaciĂłn iberoamericana y mediterrĂĄnea", es al mismo tiempo una NaciĂłn con una "juventud solidaria" como bien lo refleja su participaciĂłn, entre otros ĂĄmbitos, en la CooperaciĂłn al Desarrollo o en las operaciones internacionales de mantenimiento de la paz".

"Por ese sentido profundo de la solidaridad, por su compromiso social y por su afĂĄn de superaciĂłn personal, la juventud espaĂąola la mejor formada de nuestra Historia- nos inspira sentimientos de orgullo y de confianza en el porvenir", ha enfatizado, al tiempo que ha expresado su "mĂĄs afectuosa y cordial" bienvenida y deseado "muy feliz y fructĂ­fera estancia", tambiĂŠn en nombre de la Reina.