El recién estrenado otoño será más cálido de lo normal

El trimestre octubre-diciembre de 2014 será algo más cálido de lo normal en la mitad este, después de que se haya registrado el tercer verano más fresco de los últimos quince años, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Además, según ha explicado la portavoz de la AEMET, Ana Casals, el próximo otoño, que comenzó a las 4.29 horas de esta madrugada, parece que tendrá precipitaciones en torno a las normales respecto al periodo de referencia 1981-2010 "en todas las zonas del país".

 

En cuanto a la mitad oeste peninsular y el archipiélago canario, sin embargo, la tendencia para octubre-diciembre no ha detectado diferencias significativas respecto al periodo de referencia 1981-2010 que, en términos generales es un periodo más cálido que el 1971-2000, que resultó más fresco.

 

Por otro lado, la portavoz ha destacado que el verano que termina este lunes ha sido ligeramente más cálido de lo normal, con una temperatura de   22,9 grados centígrados, lo que se sitúa en 0,6 grados centígrados por encima de lo normal para el periodos 1971-2000.

 

En este verano, según ha explicado, no se han producido olas de calor, aunque han destacado el abundante número de noches tropicales y de tormentas y rayos, sobre todo en la mitad este. En concreto, la media de descargas eléctricas durante los meses de junio, julio y agosto entre 2004 y 2013 es de 484.713, mientras que en este periodo de 2014, han caído 587.216 rayos. "Esto son casi 100.000 descargas eléctricas (rayos) más y casi todas en el mismo área. Este ha sido el verano más lluvioso en Cataluña en 17 años", ha comentado.

 

En su conjunto, el periodo 1 de junio a 31 de agosto has sido "ligeramente más cálido de lo normal", con una temperatura media sobre el conjunto de España de 22,9 grados centígrados, y se sitúa como el tercer verano más fresco de los últimos 15 años.

 

Por ámbito geográfico, las temperaturas medias del trimestre superaron en más de 1 grado centígrado a los valores normales en la mayor parte de Castilla-La Mancha, Murcia, parte de Valencia y Cataluña, sur de Aragón, Málaga y algunas áreas del cantábrico. Sin embargo, en el oeste peninsular los termómetros estuvieron en torno a lo normal e incluso quedaron algo por debajo en distintas áreas de Castilla y León, norte de Extremadura, suroeste de Galicia y oeste de Andalucía. Mientras, en ambos archipiélagos, la media presente una anomalía térmica de 1 grado centígrado.

 

Casals ha precisado que este carácter cálido del verano se debió, sobre todo al mes de junio, que fue "muy cálido", con una anomalía térmica media de 1,3 grados centígrados, frente a julio, en el que la temperatura fue -0,1 grados centígrados por debajo de lo normal y agosto, que tuvo una media 0,6 grados centígrados por encima de su media.

 

Por meses, junio fue de cálido a extremadamente cálido en amplias zonas de la vertiente cantábrica y mediterránea y en Baleares. Por su parte, julio fue "muy distinto" al anterior puesto que las temperaturas medias fueron inferiores a las normales en gran parte del cuadrante suroeste peninsular y en extensas áreas del centro e interior de la mitad norte. Mientras, agosto fue más cálido de lo normal en el centro y cuadrante sureste peninsular, pero resultó normal o algo más fresco de lo normal en buena parte del País Vasco, en Navarra, La Rioja, noroeste de Castilla y León, sur de Galicia y norte de Extremadura.

 

De este modo, las temperaturas máximas se produjeron los días 16 y 17 de julio se alcanzaron 42,9 grados centígrados en el observatorio de Córdoba y 42,7 grados centígrados en Granada-aeropuerto. La portavoz ha destacado también los episodios cálidos, que "no olas de calor", que afectaron los días 26 y 27 de julio en el suroeste de Andalucía y, "sobre todo" en la zona de Valencia, donde llegaron a 42,2 grados centígrados en Valencia Aeropuerto. En junio, la máxima, de 41,9 grados centígrados se alcanzó en Jerez de la Frontera (Cádiz) el 14 de junio.

 

Por el contrario, las temperaturas más bajas de este periodo se produjeron al principio, el 2 de junio, cuando en Molina de Aragón registró una mínima de 1,6 grados centígrados y de 2,2 en el Puerto de Navacerrada. También ha destacado las "bajas temperaturas mínimas" del 17 de agosto, cuando se registraron 4 grados centígrados en Vitoria y 4,3 grados centígrados en Burgos-Villafría.

 

PRECIPITACIONES IRREGULARES

 

Por otro lado, la portavoz ha indicado que este verano ha llovido ligeramente por debajo de lo habitual, con una media de 73 litros por metro cuadrado de media en España, lo que representa un 12 por ciento menos.

 

Por meses, junio y agosto fueron cerca de un 20 por ciento más secos de lo normal, mientras que julio fue un 10 por ciento más lluvioso. La portavoz ha apuntado que en junio las precipitaciones fueron superiores a los valores normales en la mayor parte del tercio oriental, extremo noroeste de Galicia, parte de Baleares y en pequeñas áreas de Asturias, norte de Castilla y León, suroeste de Extremadura y sur y oeste de Andalucía.

 

Mientras, en la mayor parte de la vertiente atlántica y cantábrica, y en Canarias, junio fue seco o muy seco. En cuanto a julio, Casals ha subrayado el carácter "muy irregular" de la distribución de las precipitaciones, ya que se superaron los valores normales en gran parte del cuadrante nordeste peninsular, así como en Galicia, este de Asturias, centro y norte de Extremadura y algunas áreas de Valencia, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Madrid. En Andalucía, sur de Extremadura, sur de Valencia y Murcia "no se registraron precipitaciones a lo largo de este mes".

 

En agosto, por su parte, únicamente se superaron los valores normales en Cataluña, norte y centro de Aragón, norte de Valencia, oeste de Galicia y algunas pequeñas áreas de Asturias, norte de Castilla y León, Navarra, La Rioja y noroeste de Madrid. En el resto de España agosto fue muy seco y no se produjeron precipitaciones a lo largo del mes en casi toda la mitad sur y en gran parte de Canarias.

 

Casals ha subrayado los datos de los días 23 y 24 de junio con cantidades de más de 70 litros por metro cuadrado en zonas del noreste; las fuertes precipitaciones del norte de Alicante el 16 de agosto y las de los días 18 y 22 de agosto en Pirineos y Cataluña. La máxima del periodo se registró en Barcelona el 22 de agosto, con 53,1 litros por metro cuadrado.

 

Finalmente, sobre la primera parte de septiembre hasta el día 17, el jefe de climatología, Antonio Mestre, ha destacado que este está siendo el tercer mes de septiembre más caluroso en 53 años, después de 1962 y 1987. Asimismo, ha destacado que los días 1 y 2 se superaron los 40ºC en distintas zonas del interior de Andalucía, Murcia y Orense y que las anomalías térmicas están entre 2 y 3 grados centígrados, pero que en zonas del nordeste peninsular y Málaga alcanzan los 4 grados por encima de lo normal.

 

En cuanto a las lluvias, durante septiembre están siendo normales en cuanto a cantidad y muy irregulares en la distribución porque el mes está siendo de húmedo a muy húmedo en el tercio occidental y en el nordeste y seco en el resto de la Península y en ambos archipiélagos.