El Real Madrid vence al Almería y sigue con ganas de Liga

Arbeloa, felicitado por Chicharito, marcó el tercer gol

Un golazo de James fue lo mejor del partido y Cristiano se fue cabizbajo tras no marcar.

 

FICHA TÉCNICA.


REAL MADRID: Keylor Navas; Arbeloa, Varane (Nacho, min.87), Pepe, Coentrao; Illarramendi (Lucas Silva, min.65), Kroos, James (Isco, min.65); Jesé, Chicharito y Cristiano Ronaldo.

ALMERÍA: Rubén; Trujillo, Dubarbier, Mauro Dos Santos, Ximo Navarro; Edgar (Jonathan Zongo, min.58), Verza (Azeez, min.66), Mané, Thomas (Espinosa, min.62); Corona y Hemed.

GOLES:

1 - 0, min.44, James Rodríguez.

2 - 0, min.49, Dos Santos (pp).

3 - 0, min.84, Arbeloa.

ÁRBITRO: Iglesias Villanueva (C.Gallego). Amonestó a Coentrao (min.75) por parte del Real Madrid; y a Sergio Ramos (min.80) y Marcelo (min.88) en el Almería.

ESTADIO: Santiago Bernabéu, 63.813 espectadores.

El Real Madrid se impuso este miércoles al Almería (3-0) en el estadio Santiago Bernabéu gracias a los goles de James, Dos Santos en propia puerta y Arbeloa, durante un partido correspondiente a la jornada 34 de la Liga BBVA, y tras el cual los madridistas sostienen con fuerza la segunda plaza liguera en su persecución al FC Barcelona para la recta final de temporada.

Esta victoria sin alardes dejó a los merengues en franquía para certificar el subcampeonato al mantener una amplia distancia sobre el Atlético y, sobre todo, corroborando una dinámica ganadora que los pupilos de Carlo Ancelotti necesitarán prolongar, en su empresa de capturar un liderato que el Barça está poniendo muy caro en las últimas semanas.

El conjunto madridista arrancó ante el Almería exhibiendo un claro dominio del balón y del despliegue posicional ofensivo, pero le costaba plasmar en ocasiones esa superioridad. Durante la primera parte, a los andaluces no les hacía falta exprimirse por cada pelota para aguantar los arreones locales, que encontraron una vía de manifestación en el colombiano James Rodríguez.

El mediapunta 'cafetero' fue el primero en incordiar la portería defendida por el visitante Rubén Martínez, con un cabezazo que se marchó desviado tras un centro de Arbeloa desde el flanco derecho. El Real Madrid echaba de menos algo de chispa, encomendándose en ataque al sudamericano y, ante todo, a un Cristiano Ronaldo quizá demasiado apagado.

Casi a renglón seguido, el propio delantero portugués puso en aprietos a Rubén; un fuerte remate raso del luso culminaba su galopada por el costado izquierdo merengue, pero el disparo acabó en saque de esquina una vez golpeado por el guardameta del club andaluz. Casi más por inercia que por convicción, los madrileños merodeaban el área rival aunque sin cristalizar en peligrosidad.

A los de Ancelotti se les notaba carentes de originalidad en sus ideas ofensivas, lo que sin embargo no fue óbice de cara a inaugurar el marcador por mediación del inspirado James. El atacante colombiano, ya al borde del descanso, conectó a media altura una bonita volea con su pierna zurda, la cual desde la corona del área almeriense describió una imparable trayectoria para Rubén.

JAMES PUSO CALMA CON SU GOL

Ese balón suelto, 'cazado' de forma rauda por el jugador sudamericano, era un suspiro de alivio para las gradas del Santiago Bernabéu, cuyos aficionados silbaron tímidamente el planteamiento madridista. Exigidos por la reciente goleada del Barça ante el Getafe (6-0), y viniendo de eliminar al Atlético en cuartos de la Liga de Campeones, los de Ancelotti escuchaban también algunas demandas de su propio público.

En cambio, los más de 63.000 espectadores congregados en el estadio blanco no tuvieron tiempo de protestar, ni siquiera de hacer amago de protesta, nada más reanudarse el duelo en su segunda mitad. Tras una jugada entrelazada por los locales en la banda derecha, Jesé filtró un pase a Kroos para que éste se internara en el área andaluza y asistiera atrás, donde el defensa visitante Mauro dos Santos modificó sin querer la ruta del balón y lo introdujo en su propia portería para el 2-0.

Parecía que Cristiano Ronaldo había sido el realizador del acertado remate, pero él mismo se encargó de disipar dudas sobre la autoría del gol al no celebrarlo con aspavientos. El Real Madrid había encauzado así una victoria relativamente sencilla, aunque algo gris, ante un Almería inoperante que casi no turbó la tranquilidad del arquero local Keylor Navas.

El portero costarricense fue testigo de excepción, a lo lejos, del tercer tanto de los suyos; tal diana llevó la firma de Álvaro Arbeloa, quien en una arremetida final remachó un pase de 'Chicharito' Hernández y estableció el 3-0 (min.84), resultado con el que el equipo madrileño extiende su buena racha primaveral. Las últimas jornadas ligueras dictarán sentencia sobre el desempeño que los blancos también tienen que compaginar próximamente con la 'Champions League'.