El Real Madrid sigue sin ganar y cae ante los 'red devil'

Bale, como ante el Inter y la Roma, volvió a ser de lo poco destacable. Se le nota fino y cada vez que coge el balón suceden cosas.

El Real Madrid ha caído en su último partido de la International Champions Cup ante el Manchester United (3-1), en un choque en el que el galés Gareth Bale volvió a ser el mejor de los madridistas, y en el que debutó Cristiano Ronaldo pensando ya en la Supercopa de Europa que disputarán ante el Sevilla el 12 de agosto en Cardiff.

 

Mal partido general del Real Madrid ante el Manchester United. En el Michigan Stadium ante casi 109.000 espectadores el conjunto de Carlo Ancelotti volvió a dejar una imagen pobre, como en toda la gira americana, y no pudo superar a un rival en el que ya se empieza a notar para bien la mano de Louis Van Gaal.

  

La primera mitad dejó a un Madrid desdibujado sobre el terreno de juego. La idea de Ancelotti de colocar a Carvajal por delante de Arbeloa en la banda derecha no funcionó y acabó por desordenar al equipo. Modric estuvo muy pegado a la izquierda y totalmente desaparecido en esos primeros 45 minutos. El United fue superior antes del paso por vestuarios, mostró una velocidad más y acabó por ver portería.

  

Lo hizo Young en dos ocasiones. La primera tras una gran jugada colectiva que acabó con Wellbeck dejando solo al extremo, que a banda cambiada superó a Casillas por el palo corto. La segunda fue tras un centro cerrado que se envenenó y al que no llegó el capitán madridista. Muy suelto estuvo el internacional inglés por la banda izquierda a pesar de que por allí andaban dos laterales blancos.

  

Entre medias había empatado Bale de penalti, una pena máxima que él mismo provocó. El galés como ante el Inter y la Roma volvió a ser de lo poco destacable. Se le nota fino y cada vez que coge el balón suceden cosas, a punto estuvo de anotar el gol de la gira tras una tijereta a pase de Isco. El malagueño fue el acompañante del de Cardiff en ataque y aunque lo intentó no estuvo del todo acertado.

  

El paso por vestuarios no vino acompañado por los cambios habituales de este tipo de encuentros. De hecho el Madrid continuó con los once que habían empezado. A los pocos minutos de la reanudación una gran jugada --una más en esta gira-- de Bale acabó con un pase a Isco que no pudo superar a De Gea con su disparo. Poco después el '11' blanco estrelló en el palo una falta lejana. Se le ve muy motivado de cara a la Supercopa de Europa que se disputará en su ciudad.

    

Los blancos salieron mejor al segundo acto, con más movilidad e intensidad, pero enfrente el nuevo Manchester de Van Gaal siguió a lo suyo. En poco más dos semanas dirigiendo al equipo el preparador holandés ha dotado de una identidad a los 'diablos rojos'.

  

El 3-5-2 o 5-3-2 según se vea, permite que el equipo esté bien ordenado atrás y de la mano de las bandas y lanzado por Mata, Herrera y Rooney, llegue con rapidez arriba. Aunque los cambios debilitaron a los ingleses, su buena primera mitad y lo visto en el resto de la International Champions Cup debe servir para ilusionar a sus aficionados.

  

Por su parte la buena salida del Madrid duró 20 minutos, después el ritmo bajó. Y es que se vio aún lejos de su mejor forma a los internacionales que han disputado el Mundial. Tanto Ramos como Alonso y Modric estuvieron especialmente espesos y tan solo Pepe demostró encontrarse a un nivel competitivo óptimo.

 

DEBUTA CRISTIANO

  

Así se llegó al minuto 74, en el que Cristiano Ronaldo saltó al terreno de juego y se llevó la ovación del Michigan Stadium. El portugués no estaba al 100% para jugar e incluso Ancelotti dijo en la previa que no lo haría, pensando en la Supercopa. Apenas había entrenado con sus compañeros, pero no quería irse de Estados Unidos sin estrenar la temporada y menos ante su exequipo.

  

Poco hizo el '7' blanco en unos últimos minutos donde el United volvió a ser superior y anotó el tercer gol. Fue un centro de Kagawa que remató 'Chicharito' Hernández ante la media salida de un Casillas desacertado.

  

Por tanto concluyó la participación del Real Madrid en la International Champions Cup --que había ganado en los tres últimos años-- con una derrota que deja alguna duda entre los blancos de cara a ese compromiso del 12 de septiembre en Cardiff ante el Sevilla.