El Real Madrid se exhibe y da primero ante Olympiacos

Rudy Fernández lideró a su equipo hacia la victoria

El Real Madrid venció (88-71) este martes al Olympiacos en el primer partido de los cuartos de final de la Euroliga, que dominó prácticamente de principio a fin y solo sesteó en el segundo cuarto, y que tuvo a Rudy Fernández, máximo anotador, con 20 puntos, y Nikola Mirotic, como hombres más destacados del partido.

 
 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

 REAL MADRID: Llull (12), Rudy (20), Darden (7), Mirotic (15), Bourousis (6) -cinco inicial-- Draper, Reyes (9), Díez (2), Sergio Rodríguez (12), Slaughter (2) y Mejri (3).

 

OLYMPIACOS: Mantzaris (5), Spanoulis (18), Dunston (6), Papapetrou (2) y Shermadini (5) --cinco inicial-- Perperoglou (2), Simmons (8), Pettway (6), Sloukas (7), Printezis (10) y Lojeski (2).

 

 

ÁRBITROS: Belosevic (SRB), Ryzhyk (UCR) y Latisevs (LET). Eliminado por faltas Pettway.

 

PABELLÓN: Palacio de Deportes. 10.152 espectadores.

El conjunto blanco arrancó el choque con una gran intensidad. En ataque, Llull tenía muy claras las cosas y el ataque en estático funcionaba a la perfección con las continuaciones de Bourousis y Mirotic. Los dos interiores realizaron un gran partido en la noche del martes. Sobre todo, el hispano-montenegrino, que acabó el partido con 15 puntos, 6 rebotes y mucha carga defensiva, con una magnífica labor en las ayudas cuando los exteriores del bicampeón de Europa merodeaban por su zona.

 

En ese gran primer cuarto, el Real Madrid también consiguió desactivar a Spanoulis. El genio de Larissa acabó esos primeros 10 minutos con -5 de valoración gracias a la defensa férrea de Darden y Llull en el uno contra uno y de las ayudas de los pívots cuando conseguía zafarse de su marca. Defender a Spanoulis 40 minutos es prácticamente imposible y así lo demostró el '7' rojiblanco después.

 

Tras ese mal primer cuarto, se rehizo con 12 puntos en el segundo y acabó con 18 puntos y 5 asistencias. Pero el mensaje que debe llevarse Laso de este encuentro es que ya sabe que su equipo está capacitado para defender a Spanoulis. Además, el base heleno acabó desquiciado con los árbitros e incluso con los jugadores del Real Madrid, llegando a tener una pequeña disputa con Rudy Fernández. La sensación es que sus números fueron mejores que su partido.

 

Fue ese segundo cuarto, en el que Spanoulis fue Spanoulis, el que hizo que las mentes de los madridistas volvieran a lo acontecido hace un año en la final de la Euroliga. Tras un primer cuarto casi calcado al de aquella final (27-12 este martes; 27-10 en el partido de hace 11 meses), los griegos se metieron en el choque en los siguientes minutos. La mencionada resurrección de Spanoulis y los buenos minutos de gente como Printezis, que volvía tras una larga ausencia por lesión, hicieron que los helenos llegaran a empatar el partido (40-40, min 19).

 

A esa situación llegó el Madrid porque los fantasmas del pasado se le aparecieron en forma de bajada de nivel con los descansos de Rudy, Llull y Mirotic, y porque Sergio Rodríguez tardó en activarse. Tanto se habló de su duelo con Spanoulis que al final ambos arrancaron de la misma manera: desacertados y con más pérdidas de balón que asistencias. Pero como el griego, Sergio Rodríguez acabó apareciendo. En esos dos minutos finales anotó seis puntos, con un triple en el último segundo incluido que llevó al Madrid a mandar al descanso (48-41). Sin hacer su mejor partido como madridista, el 'Chacho' acabó con 12 puntos y 4 asistencias.

 

RUDY FERNÁNDEZ DECIDE 

 

A la sombra del duelo entre las dos barbas más famosas de Europa, emergió la figura Rudy Fernández. Rudy volvió a dar una exhibición de baloncesto. No solo numérica, que también. El partido del mallorquín en cuanto a los guarismos fue soberbio: 20 puntos, 6 rebotes, 5 asistencias, 3 robos y 8 faltas recibidas para 34 de valoración. Pero el partido del '5' del Madrid fue mucho más allá, con una actividad defensiva que fue muy comparable a la ofensiva y mostrando la capacidad de resolución por la que el equipo blanco se lo trajo de la NBA.

 

Porque además de sus grandes números, Rudy metió las canastas importantes del partido. Tras un inicio de tercer cuarto en el que Oympiacos amagó con volver a meterse de lleno en el choque (50-46), el mallorquín respondió con dos triples con los que el Madrid encadenó un parcial de 14-2 por el que el Madrid volvió a despegar en el marcador (64-48, min.27). En los tres minutos que restaban hasta el descanso, Dunston y Mirotic vivieron un intenso duelo, cada uno con sus armas (Dunston, potencia; Mirotic, clase) y el Madrid dejó los deberes prácticamente hechos a falta de un cuarto (70-56, min.30).

 

A pesar de los esfuerzos de los actuales bicampeones europeos, nunca pusieron en peligro la victoria del Real Madrid y el equipo de Laso incluso se permitió gustarse por momentos antes de certficar el triunfo. Una victoria que le hace adelantarse en el 'play-off'. Una tesitura que en una serie que se presume larga, puede ser trascendental. De momento, el jueves, Olympiacos estará obligado a ganar, ante un rival que no le va a conceder ningún resquicio.

Noticias relacionadas