El Real Madrid intentará seguir subido en la ola del Clásico

Gareth Bale y Cristiano Ronaldo, dos de los baluartes ofensivos del Real Madrid

Los de Zidane, reforzados por su victoria en el Camp nou, quieren confirmar su teórica superioridad ante un Wolfsburgo atrevido.

 

POSIBLES ALINEACIONES

WOLFSBURGO: Benaglio; Trasch, Dante, Naldo, Rodríguez; Schuerrle, Guilavogui, Luiz Gustavo, Vierinha; Draxler y Kruse.

REAL MADRID: Keylor Navas; Danilo, Pepe, Ramos, Marcelo; Modric, Casemiro, Kroos; Bale, Benzema y Cristiano.

ÁRBITRO: Gianluca Rocchi (ITA).

ESTADIO: Volkswagen Arena.

HORA: 20.45/beINSports.

El Real Madrid tratará de encarrilar este miércoles (20.45 horas) su pase a las semifinales de la Liga de Campeones en su visita al Wolfsburgo alemán, ante el que pretende confirmar su mayor potencial y el refuerzo que le ha podido suponer a nivel anímico y de confianza su victoria en el Clásico ante el FC Barcelona.

El triunfo con remontada y con diez jugadores elevó el estado de ánimo de un conjunto madridista que espera que esto y la imagen ofrecida sean la plataforma para elevar su nivel de cara al tramo decisivo de la campaña, donde la 'Champions' sigue siendo, de momento, el objetivo más cercano.

Los de Zinedine Zidane deben dar el primer paso en el Volkswagen Arena, donde les espera un rival que era uno de los más deseados del bombo y que jugará con menos presión después de ya hacer historia con su presencia entre los ocho mejores. Confirmar la 'suerte' con la que fue agraciado el diez veces campeón de Europa depende ahora de una buena actuación en un territorio que no le es tan hostil como antaño y ante un oponente en su segunda experiencia en el torneo.

El Camp Nou trajo la versión más solidaria del Real Madrid en cuanto a trabajo defensivo para desconectar la poderosa ofensiva azulgrana. Ahora, en un partido de menor calado y con el añadido de ser una eliminatoria, el equipo madrileño tratará de repetir imagen, con un más que presumible paso adelante por la diferente entidad del rival, para no dejar los deberes sin hacer para la vuelta de dentro de una semana en el Santiago Bernabéu.

Pero el Wolfsburgo no renunciará a llegar con vida a la capital española. Sin el potencial del año pasado, el conjunto de la Volkswagen apelará también a su estilo ofensivo, al empuje de su público, frente al que sólo ha perdido tres partidos este año, dos ante el Bayern, y a su ilusión en busca de cambiar un guión que parece escrito desde el viernes 18 de marzo. Para ello, se antoja clave ser el primero que bate este año en la 'Champions' a Keylor Navas, todavía imbatido tras ocho partidos y que busca acercarse más al récord de Jens Lehman de 853 minutos sin encajar.

La principal preocupación de Zidane será la de evitar que la euforia del Camp Nou relaje a sus futbolistas. El técnico francés consiguió que su equipo, principalmente Cristiano Ronaldo y Gareth Bale, trabajase en conjunto para batir a los de Luis Enrique Martínez, ante los que se le vio con una mayor frescura física que hace unas semanas y que fue clave para levantar el tanto de Gerard Piqué.

Ahora, tiene que decidir si apuesta por los mismos once que jugaron ante el Barça o si mete cambios, los cuales sólo parece que podrían ser en el lateral derecho o en el centro del campo. En este sentido, Carvajal cuajó una gran segunda parte y podría dejar su sitio a Danilo para conformar los laterales con Marcelo, otro jugador que realizó un gran esfuerzo el sábado. Sin Varane, Pepe y Ramos serán los centrales.

En el medio, Casemiro ha dejado claro que no sólo otorga más equilibrio sino que permite más libertad a Toni Kroos. James Rodríguez e Isco no tuvieron ni un solo minuto el pasado sábado y uno de los dos podría tener su oportunidad de convencer a 'Zizou', que confía ahora plenamente en el brasileño, el alemán y Luka Modric.

UN WOLFSBURGO DÉBIL ATRÁS Y FUERTE ARRIBA

Donde no parece que habrá cambios es en el tridente ofensivo. Cristiano Ronaldo pretenderá seguir su racha en la Liga de Campeones, donde ya suma 13 goles y acercarse a su récord de hace dos años (17), acompañado por Bale y Benzema, junto a los que debe inquietar a una defensa rival que no parece de lo más fiable.

Y es que el Wolfsburgo no es tan poderoso como el año pasado cuando fue capaz de quedar subcampeón de la Bundesliga y campeón de la Copa de Alemania y acude al partido después de despedirse de sus opciones de clasificarse para la próxima 'Champions' tras ser arrollado por el Bayer Leverkusen (3-0) el pasado viernes.

Los 'lobos' no están en su mejor momento y volvieron a mostrar cierta
debilidad defensiva, aunque podrían fortalecer esa faceta si Dieter Hecking recupera a Naldo, su central titular junto al brasileño Dante, que ya sufrió en el Bayern la velocidad de Bale y Cristiano en el famoso 0-4 de hace dos campañas.

Además, el técnico germano, que en el BayArena dio descanso a su pilar en el centro del campo, el brasileño Luiz Gustavo, vuelve a tener a su disposición a su portero titular, el sobrio Diego Benaglio, y al holandés Bast Dost, su máximo goleador del año pasado, aunque parece que será el díscolo Max Kruse el que juegue en punta, acompañado por Julian Draxler, el mayor talento del equipo y que ya sabe lo que es medirse al Real Madrid por su paso por el Schalke, y por la velocidad de Andre Schuerrle.