El Real Madrid golea sin brillo

Asensio recibe la felicitación de Ronaldo tras su gol

El Real Madrid ganó este martes (3-1) al Legia de Varsovia en la tercera jornada de Liga de Campeones, un partido en el que los pupilos de Zinedine Zidane mostraron carencias en defensa y en el que les bastó jugar a medio gas para alzarse con los tres puntos y acomodarse así en la segunda plaza del Grupo F empatado con el Borussia Dortmund.

 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL MADRID: Keylor Navas; Danilo; Pepe, Varane, Marcelo; Kroos, Marco Asensio (Kovacic, min 80), James (Lucas Vázquez, min 63); Bale (Morata, min 64), Benzema y Cristiano Ronaldo.

 

LEGIA VARSOVIA: Malarz; Bereszynski, Czerwinski, Rzezniczak, Hlousek; Moulin (Kopczynski, min 81), Jodlowiec; Guilherme (Kazaishvili, min 74), Odjidja, Kucharczyk; y Radovic (Nikolic, min 74)

 

GOLES.

1-0, min.16, Bale.

2-0. min.20, Jodlowiec, en propia puerta.

2-1. min.22, Radovic, de penalti.

3-1. min.37, Asensio.

4-1. min.68, Lucas Vázquez.

5-1. min.85, Morata.

 

ÁRBITRO: Ruddy Buquet (FRA). Amonestó a Cristiano Ronaldo (min.63) en el Real Madrid. Y a Moulin (min.51) y Radovic (min.62) por parte del Legia de Varsovia.

 

ESTADIO: Santiago Bernabéu.

Los blancos salieron con las ideas claras al césped del Santiago Bernabéu. Los pupilos de Zidane comenzaron el encuentro moviendo el balón sin ningún tipo de prisa y esperaron pacientes la oportunidad de abrir el marcador. El Legia, por su parte, no se achantó y, pese a la superioridad clara del conjunto merengue, buscó poner nervioso a Navas con contraataques que quedaron en nada.

 

El conjunto de Chamartín insistió por la bandas y con los balones bombeados al centro del área. Cristiano Ronaldo dio un gran pase a Bale, pero el galés no se esperaba el balón del luso y remató muy mal sin poner en apuros a Arkadiusz Malarz. Fue entonces cuando el Madrid empezó a gustarse intentándolo también desde fuera del área con un disparo de Benzema al palo izquierdo que atajó el meta rival.

 

El '9' francés lo siguió intentando, se mostró muy participativo y estuvo en casi todas las jugadas de peligro de su equipo, pero el delantero galo se mostró errático de cara al remate final. Por otro lado, el conjunto polaco siguió a lo suyo, esperando cualquier fallo de los blancos. Y así fue hasta que llegó un error de Toni Kroos, recientemente renovado. El alemán perdió un balón en el centro del campo y el Legia dio el susto con un disparo de Vadis Odjidja al palo que casi sirve para abrir el marcador.

 

Sin embargo, el Madrid no se preocupó y en el minuto 15, de la malo de Bale, calmó los ánimos del aficionado blanco. El expreso de Gales realizó su jugada habitual. Escorado en la banda, regateó y, sin pensárselo dos veces, armó la zurda para batir a Malarz. El británico fue de nuevo el encargado de echarse el equipo a la espalda y de encauzar el partido.

 

No tardó mucho la afición que asistió al Bernabéu en celebrar otro gol. Esta vez de la mano de Jodlowiec, que marcó en propia puerta tras un disparo de Marcelo. Lo siguieron intentando los polacos y en el minuto 32 obtuvieron su recompensa. Danilo cometió un penalti claro y lo transformó Miroslav Radovic.

 

No causó ningún cambio para el juego de los locales. El Real Madrid siguió con su estilo, algo atascado este martes, y buscó aumentar la ventaja en el luminoso por las bandas. Y antes del descanso, con una defensa partida que casi cuesta el empate, llegó el 3-1. Esta vez Danilo enmendó el error del penalti y puso un gran balón a Cristiano Ronaldo, que sin posibilidad de tiro, dejó el esférico muerto para Marco Asensio y éste la mandó ajustada al palo izquierdo.

 

El resultado no impidió a los aficionados del Legia que siguieran arengando a su equipo, y pese a que la defensa del Madrid se mostrase muy abierta y errática durante toda la primera parte, no impidió que los hombres de Jacek Magiera se marcharan al descanso con dos abajo en el marcador.

 

MISMA INTENSIDAD, MISMO ESTILO DE JUEGO

 

Tras el paso por vestuarios, los blancos siguieron en su línea. Movieron el balón de un lado a otro buscando la goleada, pero no aumentaron el ritmo de partido. Eran conocedores de que tenían el triunfo en el bolsillo y que este domingo reciben en casa en Liga a un hueso duro de roer como es el Athletic Club.

 

El encuentro continuó sin sobresaltos. Ambos equipos intercambiaron golpes, pero escasearon las ocasiones de gol claras, por lo que pasados los primeros 15 minutos del segundo tiempo, el técnico galo introdujo en el campo a Álvaro Morata y a Lucas Vázquez por Bale y James, quien recibió un caluroso aplauso del respetable.

 

Los cambios le dieron la razón a Zidane. Morata regateó por banda izquierda y tras dejarse atrás al defensor polaco puso un balón medida a Lucas Vázquez. El gallego, sin que el cuero tocara el césped, empaló una gran volea que sirvió para matar aún más el partido. El número '17' del Real Madrid volvió a aprovechar los minutos que le concedió su entrenador y reivindicó así más minutos en el 'once' inicial.

 

A cinco minutos del final, le tocó al canterano del Real Madrid aumentar la renta. Morata recibió el pase de Ronaldo y sin ponerse nervioso batió al meta polaco. El madrileño se marchó del encuentro con una asistencia y un tanto en su cuenta personal. Por su parte, el delantero luso buscó acercarse a su gol número 100 en 'Champions', pero es algo que deberá seguir persiguiendo en la próxima jornada europea.

 

De esta forma, tras un encuentro que no dejó grandes momentos y que destacó más por los altercados sucedidos por hinchas polacos en las inmediaciones del Santiago Bernabéu --que se han saldado además con siete detenidos según fuentes policiales-- el Real Madrid consiguió unos tres puntos muy importantes después que el Borussia Dortmund, su mayor rival por conseguir la primera plaza del Grupo F en la fase de grupos, venciera al Sporting de Lisboa 1-2.

Noticias relacionadas