El Real Madrid encuentra sustento en sus torres Reyes y Ayón

El Real Madrid supera a un buen CAI Zaragoza

El Real Madrid supera a un buen CAI Zaragoza tras un tercer cuarto rompió la igualdad del partido.

 

FICHA TÉCNICA.

CAI ZARAGOZA: Nate Linhart (14), Tomás Bellas (2), Joan Sastre (6), Henk Norel (6) y Stevan Jelovac (23) --quinteto titular--; Sek Henry (-), Sergi García (5), Isaac Fotu (13), Robin Benzing (9), Pere Tomás (-), Halil Kanacevic (-) y Drake Diener (2).

REAL MADRID: Jeffery Taylor (10), Sergio Llull (4), Gustavo Ayón (21), Rudy Fernández (3) y Trey Thompkins (6) --quinteto inicial-- Andrés Nocioni (-), Sergio Rodríguez (15), Luka Doncic (-), Jonas Maciulis (-), Felipe Reyes (21), Hernangómez (3) y Jaycee Carroll (5).

PARCIALES: 17-17, 23-23, 16-24 y 24-24.

ÁRBITROS: García González, Martínez Fernández y Sánchez. Sin eliminados.

PABELLÓN: Príncipe Felipe de Zaragoza.

El Real Madrid ganó al CAI Zaragoza en el pabellón Príncipe Felipe (80-88) en la cuarta jornada de la Liga Endesa, en un buen partido del conjunto maño que mantuvo opciones hasta el final del tercer cuarto, cuando las torres blancas pusieron tierra de por medio gracias a un gran Felipe Reyes y Gustavo Ayon, que rompieron la tremenda igualdad de todo el partido y permiten al conjunto madrileño sumar su tercera victoria en Liga y olvidar la pasada derrota en Euroliga.

El CAI llegaba motivado a su cancha, saboreando la última victoria en la Eurocup ante el Sluc Nancy francés por un ajustado 76-78, y tras un buen comienzo en la competición doméstica, buscaba hundir al Real Madrid, herido tras perder en Euroliga el pasado viernes ante el Fenerbahce Ulker (77-66). Pero no pudo, cayó ante los blancos, pero de forma digna y dejándose la piel en la pista, sólo inferior a su rival en el tercer cuarto y en los rebotes, algo que les penó, ya que no se puede dar tantas segundas oportunidades a un equipo que viene de ganarlo todo.

Y eso que el conjunto de Pablo Laso no hizo un gran partido, pudiendo abrir brecha en ocasiones pero las constantes pérdidas de balón lo evitaron. Un total de 15, por 12 de su rival, que evitó que los blancos se fueran en el electrónico. Y es que es un hecho que no termina de encontrarse en este inicio de temporada. Varios errores impidieron que ampliasen las mínimas ventajas sobre los locales, que jamás le perdieron la cara al partido. Un tanto intermitente estuvo el actual campeón de Liga.

El partido comenzó con el Real Madrid mandando y Stevan Jelovac cogiendo la responsabilidad del conjunto maño anotando para evitar el tirón inicial de los blancos, que se adelantaban gracias a Gustavo Ayon y a un Jeffery Taylor, que demostró que puede ser perfectamente titular. La buena defensa de los de Pablo Laso obligó a los locales a abusar del tiro exterior a menudo forzado por la intensa defensa blanca. Los fallos desde fuera del perímetro y el acierto visitante hicieron que Joaquín Ruiz parase el partido para redirigir a los suyos y evitar que se fueran en el marcador.

Este minuto frenó la buena racha visitante, que a continuación perdió un par de balones. Pero los locales no lo aprovecharon, y ya se sabe que si le das varias oportunidades a un equipo grande, te acaba penando. Y eso pasó, los rojillos seguían 'fallones' en ataque aunque con la suerte de que tampoco los blancos estaban del todo finos. Al final del primer cuarto el Real Madrid bajó la intensidad, tanto que cometió varios errores infantiles con dos jugadas invalidadas por pasos y que el CAI aprovechó para revolucionar el partido y empatar de forma increíble en el último segundo (17-17).

El segundo período comenzó con una marca de la casa de Felipe Reyes, que se convirtió en el quinto jugador de la historia de la Liga Endesa con más partidos disputados (642), y cuya experiencia dio los cuatro puntos iniciales a su equipo, en su hábitat natural, la zona. El pívot, máximo anotador en esta primera mitad, se asoció muy bien con Hernangómez en la pintura. Fue un cuarto de gran intensidad por parte de ambos. El empeño y la lucha constante de los locales les permitió seguir en el partido con opciones.

Velocidad, presión, ganas y el calor de la afición, les dio alas para correr más que su rival, y volver a empatar tras un gran mate de Nate Linhart que machacó la canasta. Los de Ruiz estaban cómodos mientras que los de Laso, sentían la presión del aliento del rival en el cogote, lo que provocó que por primera vez se adelantasen. Finalmente el de casi siempre salvó los muebles. Un Sergio Rodríguez anotó para no irse hacia los túneles por debajo (40-40), y evitar marcharse 'tocados' moralmente tras tener varias oportunidades de romper el encuentro.

Tras la vuelta de los vestuarios, el conjunto zaragozano comenzó golpeando y se puso por delante. Esta vez sí cerró bien el rebote y las canastas sí entraban. Los rojillos dominaban los minutos iniciales con un Jelovac que se ponía el equipo a su espalda y un Real Madrid errando más de lo habitual. Pablo Laso pidió minuto, y algo les dijo el veterano técnico vasco que sus pupilos comenzaron a volcar su juego sobre las torres, y tanto Taylor como Ayon dieron la vuelta al marcador encadenando varias buenas jugadas que dieron una importante ventaja para afrontar el último cuarto (56-64).

En el último cuarto, un inteligente Sergio Rodríguez cogió la batuta y dominó los tempos del partido, alargando las posesiones y no arriesgando en los pases, evitando más robos. El base movió bien el balón y se asoció con Reyes en la pintura. El otro Sergio (Llull) también conectó bien con los pívots y terminó con un buen número de asistencias (5), igual que el 'Chacho' (5). En este periodo también reinó la igualdad con un parcial de 24-24. Finalmente 80-88 y victoria para un necesitado Real Madrid sediento de victorias.