El Real Madrid ata el 'Top 16'

Sergio Rodríguez en un partido ante el Nizhny Novgrod

Los blancos reaccionan en Rusia de la mano de Nocioni y Sergio Rodríguez.

 

FICHA TÉCNICA.


NIZHNY NOVGOROD: Rochestie (22), Kinsey (20), Antonov (16), Thompkins (9) y Parakhouski (12) --cinco inicial--; Baburin (11), Khvostov (4), Savelyev (), Ivlev (2), Patsatsia (2) y Golovin (-).

REAL MADRID: Llull (10), Rivers (5), Fernández (11), Nocioni (15) y Bourousis (13) --cinco inicial--; Maciulis (1), Reyes (12), Rodríguez (19), Carroll (6), Mejri y (9) Slaughter (-).

PARCIALES: 23-20, 21-21, 25-27 y 29-33.

ÁRBITROS: Ovcic (SRB), Foufis (GRE) y Pastusiak (POL). Eliminaron a Khvostov, Rochestie y Antonov por faltas personales.
 

PABELLÓN: CEC Nagorny. 3.000 espectadores.

El Real Madrid certificó su clasificación para el 'Top 16' de la Euroliga tras ganar al Nizhny Novgorod (98-101) en un trabajado encuentro perteneciente a la octava jornada de la fase de grupos, en el que destacó la aportación de Sergio Rodríguez y el 'Txapu' Nocioni, decisivos en el tercer asalto y en el interminable final de partido.

Los pupilos de Pablo Laso sufrieron para quitarse el mal sabor de boca del viernes pasado. Las dos derrotas en las tres últimas jornadas habían retrasado el billete para meterse entre los 16 mejores equipos del 'Viejo Continente'. En esta ocasión --como tantas otras-- Sergio Rodríguez resultó determinante.

El cerebro canario mejoró los guarismos de su equipo e impulsó a los suyos cuando mejor estaba el cuadro ruso. El Nizhny, penúltimo del grupo A, apura sus opciones de clasificación y ni tan siquiera la derrota de este jueves le ha dejado fuera de la pelea. Uno de sus puntales fue Taylor Rochestie, autor de 22 puntos.

Los locales fueron de menos a más y el Real Madrid --siempre por debajo en el marcador-- jamás se esperó el acierto desde el perímetro de su rival, que estuvo cerca al 40 por ciento desde la línea de tres. Tarence Kinsey, lastimado en el último cuarto, fue otro de los ejecutores desde la línea del 6,75.

Nada tuvo que ver el partido de ida, donde los blancos ganaron por casi treinta puntos al calor del Palacio, y todo se decidió al final, cuando la moneda podía haber caído de cualquier lado. El Real Madrid mejoró su defensa y pudo ponerse por delante --por segunda vez en el envite-- a falta de nueve minutos (69-70).

El 'Chacho' anotó cuatro puntos consecutivos y redujo las esperanzas del equipo local, empeñado en seguir acertado desde fuera. La jugada no le salió del todo mal al Nizhny y todavía tuvieron un su minuto de gloria (80-78, min.35) con una excelente acción nacida tras un error de Jayce Carroll.

El traspié no desanimó al Real Madrid, todo lo contrario, que mejoró la circulación de balón y terminó por asegurar sus puntos con Felipe Reyes en el campo. Una antideportiva a Trey THopkins cambió el decorado y permitió a los merengue tomar aire en el electrónico. El 82-83 se estiró hasta el 83-86 con un tapón de Nocioni, fundamental en las labores defensivas.

Semen Antonov apretó el final con un triple, más personal, que dejó el partido en un igualadísimo 88-90. Los dígitos ampliaron hasta el 98-101 final entre tiempos muertos y tiros libres. No consiguió su propósito el Nizhny, pero sí el Real Madrid, que estará --un año más-- en el 'Top 16' de la máxima competición continental.