El Real Ávila vence a La Virgen del Camino (1-0) en un partido que acabó con cuatro expulsados

El Real Ávila ha vencido este domingo a La Virgen del Camino por 1-0 en el partido correspondiente a la jornada 25 en el grupo VIII de Tercera División. El resultado fue lo mejor de un mal partido que se enturbió en su recta final con las expulsiones de Pito, Trujillo, el delegado del Real Ávila Alberto Leal y un jugador visitante

El Real Ávila ha ganado este domingo al conjunto leonés de La Virgen del Camino por 1-0 en un partido feo que se puso peor en los últimos minutos gracias a un carrusel de hasta cuatro expulsiones propiciado por los nervios y la tensión acumulados desde el primer minuto.

 

La Virgen del Camino, equipo que ocupa el undécimo puesto de la clasificación y que sólo ha sido capaz de ganar uno de sus últimos doce partidos, no vino a Ávila a jugar al fútbol sino a destruir el del Real Ávila. Los pelotazos, pérdidas de tiempo y continuos parones fueron las armas de los leoneses para intentar arañar un punto a un rival que sabían superior, objetivo que conseguían al descanso ante la exasperación de los jugadores y técnicos encarnados y la indignación del respetable.

 

En la segunda mitad el Real Ávila conseguía a rachas zafarse de las artimañas de su rival para crear ocasiones que, con mayor o menor peligro, casi siempre llevaban la firma del delantero Pito En una de estas un centro raso de Andrés Llorián que se paseó por delante de la meta leonesa encontró el remate de Iván Cabezudo para inaugurar y cerrar el marcador.

 

Con diez minutos por delante y el marcador en contra a La Virgen del Camino le entraron las prisas y la cosa se animó un poco, pero el juego desplegado por los verdiblancos hasta el momento había caldeado el ambiente lo suficiente como para que los encarnados no les dejaran pasar ni una.

 

No lo entendió así el árbitro del encuentro, que unos minutos antes había expulsado al delegado del Real Ávila, Alberto Leal, a instancias de su asistente, y que hizo lo mismo con el centrocampista encarnado Trujillo, a quien cerca del final mandaba al vestuario con dos amarillas, muy rigurosas, en apenas cinco minutos.

 

Por si fuera poco durante esta última acción la tensión acumulada desembocó en un más que forcejeo entre Pito y un jugador rival, con los consiguientes empujones y piropos, que el colegiado decidió solucionar enviando a los dos a la ducha. A partir de ahi lo mejor que pudo pasar fue el final del partido, con tres puntos más que se quedan en el Adolfo Suárez.

 

El Real Ávila acumula seis jornadas invicto y con el triunfo de este domingo alcanza los 45 puntos para afianzarse en la cuarta plaza de la clasificación tras la derrota del quinto, el Almazán, en casa del Unami. Los de Borja Jiménez se acercan además a la tercera plaza después del empate sin goles de su ocupante, la Arandina, en casa del Becerril.