El Real Ávila pierde la categoría tras caer en casa con La Bañeza (1-2)

El Real Ávila ha perdido este sábado toda opción de mantenerse en Tercera División la próxima temporada tras perder en el Adolfo Suárez frente a La Bañeza por 1-2. Los leoneses contestaron con dos tantos el gol de Nata que a comienzos de la segunda mitad parecía dar esperanzas a los encarnados y, a falta de una jornada, las matemáticas no dan lugar ya a la permanencia. 

La temporada 2014-15 ha tenido para el Real Ávila el desenlace más trágico que se podía imaginar para un equipo de más de 90 años de historia y que hace menos de un año estaba jugando la fase de ascenso a Segunda B.

 

Después de al menos 40 temporadas en Tercera División, 11 en Segunda B y 15 participaciones en Copa del Rey, el Real Ávila ha descendido a categoría Regional. El causante inmediato ha sido la derrota sufrida este sábado en el Adolfo Suárez, donde a pesar de que el gol de Nata en el minuto 49 daba esperanzas a la afición, dos goles como dos jarros de agua fría de La Bañeza en los últimos minutos sentenciaban a los encarnados, pero la cosa viene de mucho más atrás.

 

La cosa viene del cambio de manos del club, de una temporada que nació viciada con un concurso de acreedores, de una confección tardía y ajetreada de la plantilla, del paso por el banquillo de tres entrenadores... de muchos factores a los que ya estarán dando vueltas los pocos aficionados acérrimos que ya le quedan a este equipo para encontrar una explicación, pero sobre todo de las 7 victorias, 12 empates y 18 derrotas que a falta de una jornada acumula el Real Ávila en una temprada aciaga.

 

Apenas era capaz de articular palabra tras el partido el entrenador canario Juan Rodríguez, 'Juanito', que tras la marcha de Toni Ayala tuvo que ponerse el mono de trabajo y compaginar su puesto de Director Gerente de la entidad con la dirección técnica.

 

Si lo hizo Andrés Llorián, uno de los veteranos del equipo y de los que más afectados estaban tras el encuentro, quien reconoció que el gol del empate de los leoneses, en el 63, pesó demasiado y el equipo "perdió fuelle". 

 

Llorián recordó que ha sido una temporada "difícil desde el principio, como ya sabeis empezamos a entrenar una semana antes de empezar la liga y por el equipo ha pasado mucha gente entre jugadores y entrenadores", por lo que achacaba este desenlace "a la falta de tiempo para hacer un grupo más compacto, que al fin y al cabo es lo que puede ayudarte a sacar la temporada".

 

Aun queda por jugarse una jornada, que dejará un derbi abulense entre un Real Ávila descendido y una Cebrereña pendiente de un hilo, pero ya empiezan a surgir las preguntas sobre el futuro del Real Ávila en categoría Regional.

 

En cuanto a la Cebrereña, los verdiblancos aun tontean con el descenso. Tienen que jugar este domingo en casa del Almazán, que no se juega nada, y vencer al Real Ávila en la última jornada. Aun así tendrán que estar pendientes de los resultados del Burgos Promesas 2000 y de lo que pase con los posibles arrastres del Grupo I de Segunda B para que aun haya representación abulense en Tercera la próxima campaña.