'El Quijote' sale a la naturaleza en Arévalo

Foto: Elisa Martín Gómez

Concretamente al Paseo Fluvial del Río Arevalillo, en un acto literario organizado por La Alhóndiga, Galérida Ornitólogos y la Asociación de Senderismo 'Los pinares de Arévalo'.

La Asociación de Cultura y Patrimonio 'La Alhóndiga', 'Galérida Ornitólogos' y la Asociación de Senderismo 'Los Pinares de Arévalo' organizaron el pasado domingo a las 19.30 horas un acto literario que consistió en leer varios fragmentos de la obra cumbre de Miguel de Cervantes 'El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha'.

 

La particularidad de esta velada literaria fue su realización en plena naturaleza, concretamente en el Paseo Fluvial del Río Arevalillo, pues se trataba del acto de inauguración de las I Jornadas de Naturaleza y Medio Ambiente que con el lema 'Arévalo, naturalmente' se irán desarrollando a lo largo de los próximos años.

 

Estas I Jornadas versarán durante 2016 sobre el agua bajo el título 'El agua es vida'. Por ello, los organizadores decidieron que sería una forma original y atractiva de iniciar esta andadura medioambiental.

 

Los fragmentos seleccionados de 'El Quijote' están relacionados con la naturaleza, como la montería organizada por los duques, la aventura de los batanes o la pendencia de la cañaheja entre dos ancianos.

 

También se intercalaron razonamientos del propio Cervantes sobre las bestias, y algunas reflexiones del autor sobre la naturaleza en boca de personajes como Sancho Panza, el desdichado Cardenio o Eugenio el cabrero, entre otros.

 

Igualmente, el escritor arevalense Segundo Bragado leyó un pasaje del capítulo XXV de la obra y recitó un poema relacionado con el agua y la naturaleza. También se leyeron algunos poemas dedicados a Sancho, Dulcinea, Rocinante y Rucio. También se hizo referencia a otro insigne arevalense que, con toda seguridad, paseó por estos parajes del Arevalillo: Fray Juan Gil, que hizo posible que Miguel de Cervantes pudiera llevar a cabo su obra literaria al rescatarlo de su cautiverio en Argel.

 

La jornada literaria transcurrió en parajes destacados del Río Arevalillo a su paso por Arévalo, tales como restos de un antiguo camino que desde las cuestas bajaba al molino, en el propio molino de Valencia o "quemao" y bajo uno de los arcos del puente de Medina donde las palabras del "Príncipe de los ingenios" se escucharon con una especial sonoridad.

 

Esta original iniciativa tuvo gran éxito tanto por la asistencia de público como por la participación de los asistentes, lo que convirtió el acto en ameno, participativo e, incluso, improvisado; lo que, sin duda, ha dado ánimos a los organizadores para volver a repetir en próximas ocasiones.