El Queso Arribes, de la quesería salmantina Montiermo, entre los cinco españoles que acudirán a la Expo de Milán

La Expo Milán 2015 recibirá a más de 140 países y espera acoger más de veinte millones de visitantes.

El Queso Arribes, de la Quesería Ecológica Montiermo, de Salamanca; el queso A Fuega´l Pitu Rey Silo, de la Quesería Artesanal de Pravia, en Asturias; el queso Jacetania, de la Quesería O Xortical de Vilanúa, en Huesca; el queso Madurado San Martín, de la Quesería Vega de San Martin, de Madrid; y el queso Altejo, de la Quesería Molí de Ger, de la Cerdanya, en Girona son los cinco quesos que viajarán a la Expo de Milán como representantes españoles. Los cinco seleccionados se han producido por queserías artesanales que están recuperando formas tradicionales de elaborar el producto.

 

Poncelet, como Afinadores de Quesos Españoles, ha sido designado por Slow Food para seleccionar los cinco quesos artesanos que representarán a la producción quesera artesanal española en la exposición "Discover Biodiversity" que la organización convoca durante la Expo 2015 de Milán, a celebrarse entre el 1 de mayo a 31 de octubre, bajo el lema "Alimentar el planeta, energía para la vida".

 

La organización internacional Slow Food defiende la eco-gastronomía y promueve acciones por la salvaguardia de la cocina local, de las producciones tradicionales, de las especies vegetales y animales en peligro de extinción, y la protección de los alimentos, materias primas, técnicas de cultivo y de transformación, heredadas de los usos locales.

 

En línea con esa filosofía, Slow Food solicitó la colaboración de Poncelet para escoger cinco quesos artesanos que recuperan elaboraciones ancestrales y se vinculan con la tierra y las razas autóctonas de los animales que los producen.

 

QUESO ARRIBES

 

El queso Arribes se elabora en la quesería ecológica y familiar Montiermo con leche procedente únicamente del propio rebaño. Su maestro quesero, Pedro Delgado García, combina los métodos artesanales de toda la vida con los medios más modernos, para realizar un queso único y diferenciador, que empiezacon la selección de la raza autóctona de oveja churra, una de las que menos ha alterado su rusticidad y que tiene una producción láctea pequeña pero de gran calidad. Las ovejas pastorean por campos de una riqueza excelente debido a sus características topográficas y a la dura climatología. En épocas de gestación se complementa su alimentación en el aprisco con cereales, leguminosas y forrajes.

 

Con esta elaboración tan pequeña y cuidada, el queso resultante presenta sabores ácidos y salados, con ligeras sensaciones picantes, cuya persistencia evoluciona lentamente en el paladar dejando un agradable recuerdo. Posee un aroma agradable, propio de la leche de oveja y la mantequilla, y su textura es característica por su aspecto al corte donde se aprecian numerosos ojos distribuidos heterogéneamente por el queso.