El PSOE propone una reforma de la Constitución para responder a "las crisis" porque se han roto todos los consensos

Alfredo Pérez Rubalcaba
Rubalcaba cree que puede salir adelante porque la situación es "pavorosa" y acusa al Gobierno de convertir una crisis económica en social, política e institucional


MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha propuesto este sábado, con el apoyo de los 'barones' del partido, una reforma constitucional para "responder" a la crisis que vive España y que, a su modo de ver, ya no es sólo económica, sino también política, social e institucional. Según Rubalcaba, esa reforma de la Constitución debe servir para recomponer todos los consensos rotos y responder a las "inquietudes" y a los "cuestionamientos" que plantean los ciudadanos, desde algunos sectores incluso de la propia democracia.

Rubalcaba ha hecho este anuncio en rueda de prensa después del Consejo Territorial del PSOE, que reúne a los 'barones' del partido y que ha decidido poner en marcha una ponencia de reforma constitucional en tres ámbitos: modelo territorial federal, constitucionalización de derechos y calidad democrática.

El jefe de la oposición ha hecho balance del primer año de Gobierno de Mariano Rajoy y le ha acusado de, en solo un año, haber convertido la crisis económica en una crisis política, social e institucional. Y además, cree que, debido en gran parte a la acción del Gobierno, se han roto muchos consensos que llevaban en vigor 30 años, y por eso ha propuesto una reforma de la Carta Magna, para reforzarla.

"La Constitución tenemos que reformarla los que la queremos", ha dicho. Así, ha dejado claro que no pretende "poner patas arriba la Constitución ni revisarla de arriba abajo" sino proponer una reforma "parcial" sobre tres ejes para recomponer tres consensos rotos: el territorial, el social y el político.

Es decir, el PSOE propondrá una reforma territorial para reformar el Estado autonómico en sentido federal y así recuperar el consenso "territorial", una reforma de ciertos derechos -como situar el derecho a la salud entre los fundamentales-- para recuperar el "consenso social" y reformas sobre el régimen electoral y el funcionamiento de los partidos para recobrar el "consenso político".

Aunque el PSOE ya propuso en 2004 y 2008 reformas de la Carta Magna, Rubalcaba cree que ahora su propuesta puede salir adelante precisamente porque España vive una crisis que es "pavorosa" y no está "como hace cuatro años ni hace ocho", sino que ahora es "absolutamente imprescindible", dado que los cuestionamientos al sistema son mayores y también las tensiones "centrífugas y centrípetas".

A su entender, previsiones constitucionales que en su momento fueron "magníficas" están ahora en el origen de algunos problemas, por ejemplo, los conflictos competenciales que podrían resolverse con una mejor definición del reparto de competencia entre niveles del Estado.

El PSOE propondrá una reforma "de calado", no "retórica", que exigirá "consenso". De momento, su intención es presentar sus propuestas en un Consejo Territorial del partido el próximo verano y Rubalcaba ha avanzado que, desde el punto de vista territorial, propondrá reformas en el Título VIII , la financiación autonómica, el Senado y la "lealtad federal".

El jefe de la oposición ha mencionado la reforma de la Carta Magna como una de las propuestas de "reformas de fondo" en la que trabajará su partido en 2013 y que se sumarán a su respuesta y alternativa a los asuntos de "rabiosa actualidad" que va planteando el Gobierno en su acción.

"ESPAÑA SE LE ESCAPA DE LAS MANOS"

Durante su comparecencia, Rubalcaba ha lamentado que el Ejecutivo "no solo no haya sabido luchar contra la crisis sino que la ha usado como coartada para transformar el modelo social"; ""ha puesto en cuestión consenso político de los últimos años y ha ocasionado "una sociedad más dividida y menos cohesionada".

"En resumen, no ha resuelto ningún problema sino que ha creado mucha desigualdad", ha señalado el líder socialista sobre un Gobierno que "no dialoga con nadie ni sobre nada". "Se cree omnipotente pero España se le está escapando de las manos", ha incidido Rubalcaba, que ha advertido de que el PSOE no entrará en ningún acuerdo que suponga romper el modelo social" y ha mantenido que entre estar con Rajoy o "compartir indignación de ciudadanos que están perdiendo derechos", los socialistas estarán con éstos.

Para Rubalcaba, la reforma de la ley educativa es uno de los máximos ejemplos de la actitud del Gobierno, un anteproyecto que considera "el más reaccionario de los últimos treinta años", caracterizado por "segregar a alumnos con más dificultades, poner en cuestión la igualdad de oportunidades y devolver a la educación su carácter confesional".

Al respecto, ha advertido de que si el Gobierno sigue adelante y "rompe el consenso" en materia de educación religiosa, el PSOE pedirá la revocación del acuerdo con la Santa Sede para reclamar que la asignatura de Religión sea extracurricular y se imparta después de clase, como en el modelo francés.

El impuesto estatal a la banca con un tipo de interés del 0 por ciento es otro de los ejemplos que, para el líder del PSOE, demuestra "claramente las prioridades" del Gobierno, que en este tema usa "un truco torticero" para "quitarles competencias a las comunidades autónomas". El resultado de esta maniobra es que la compensación que el Gobierno tendrá que pagar a Andalucía, Extremadura y Canarias, regiones que ya tenían aprobado el impuesto, tendrá que ser abonada por el conjunto de los españoles.