El PSOE presenta su Conferencia Política con propuestas para dar respuesta a los problemas de los ciudadanos y salir de la crisis

El PSOE presenta su Conferencia Política con propuestas reales y efectivas para dar respuesta a los problemas de los ciudadanos. La representación abulense a este encuentro, que se celebrará en Madrid entre los días del 8 al 10 de noviembre, está formada por el secretario general del PSOE en Ávila, Tomás Blanco, la Portavoz en el Ayuntamiento de Ávila y Secretaria General de la Agrupación Local, Yolanda Vázquez, el Diputado Nacional, Pedro José Muñoz, el Senador, José María Burgos, y la Secretaria de Sanidad de la Ejecutiva Provincial, Leticia Sánchez

Tomás Blanco ha dicho que “la Conferencia Política centra sus claves en dar solución a la triple crisis que atraviesa España: económica y social, democrática y territorial, que nos pone en una de las más preocupantes encrucijadas de la etapa democrática, que hay que afrontar con miradas largas”.

 

Nuestro proyecto incluye un plan de reformas para salir de la crisis muy distinto al de los recortes impuesto por el Gobierno del PP, que está generando una mayor desigualdad, castigando a la clase media y haciendo crecer el número de hogares en riesgo de exclusión social”, ha argumentado.

 

Así, explica que “el objetivo de nuestro proyecto es que España pueda salir de la crisis mejorando su productividad, pero con garantías de recuperar la igualdad en el acceso de la educación que se ha perdido con el Gobierno del PP, los derechos arrebatados a los trabajadores abulenses y su pérdida salarial, el Estado de Bienestar que los populares están desmantelando y de nuestros 38.000 pensionistas”. “Y todo, con un crecimiento sostenible de la economía que ayude al cuidado y recuperación del medio ambiente”, añadió.

 

De este modo, el proyecto incluye, entre otras, cuatro reformas de gran calado: fiscal, de la Ley Electoral, de la Constitución y del propio PSOE:

 

ECONOMÍA

En materia económica y social, el PSOE apuesta por restablecer el crédito a las pymes, combatir paraísos fiscales y armonizar el impuesto de sociedades, así como dotar de más recursos a la Agencia Tributaria y crear una oficina para el fraude. Sobre la reforma fiscal, consideran imprescindible que cada uno pague de acuerdo con sus ingresos, tanto de trabajo como de rentas de capital o por incremento patrimonial; y que se elimine el sistema de módulos para que los profesionales por cuenta propia tributen por sus ingresos reales cada año.

 

Otras medidas son modificar el actual sistema de deducciones fiscales, regresivo porque beneficia a las rentas más altas; y el impuesto de sociedades, para que las grandes empresas paguen los impuestos que les corresponden, del 15 por ciento como la media de la UE y no del ocho por ciento actual.

 

BIENESTAR SOCIAL

Los socialistas proponen recuperar los derechos sociales y unos servicios públicos accesibles y de calidad en sanidad, educación, pensiones y servicios sociales, porque, además de su función social, todos ellos son fuente de generación de empleo y riqueza.

 

Dicen que es imprescindible apoyar y fomentar los programas internacionales de movilidad para que nuestros universitarios fueran formarse con capacidades suficientes para afrontar los retos de un mundo globalizado, especialmente con el programa Erasmus, ese que ahora el Gobierno del PP también está desmantelando.

 

DEMOCRACIA

Consideran absolutamente necesario que en España se recupere el prestigio de las instituciones y la credibilidad de la política. De este modo, plantean cambios en la ley de partidos, del sistema electoral y del sistema parlamentario, para evitar la corrupción y lograr el acercamiento y participación de los ciudadanos.

 

REFORMAS EN LA CONSTITUCIÓN

Apuntan también cambios en la Constitución, para que se adecue a los notables cambios que se han producido desde que se aprobó en 1978, también en materia territorial, con variaciones en nuestras normas de convivencia para afrontar situaciones como la crisis como la actual, con la implantación de un modelo federal. Otros cambios deben blindar servicios esenciales como la sanidad o la educación.