El PSOE plantea formar una plataforma de presión para conseguir "un empleo estable" en la provincia

Reunión de los candidatos del Partido Socialista con UGT.

Los candidatos del PSOE al Congreso y el Senado han mantenido una reunión con el sindicato UGT, donde han expuesto las medidas que el Partido Socialista lleva en su programa electoral en materia laboral. 

Pedro Muñoz, candidato socialista al Congreso, ha señalado que “desde el PSOE creemos que en Ávila hay razones específicas que deberían alentar a todas las fuerzas políticas, y en ese estamos los socialistas, para generar una plataforma de presión que defienda y consiga la creación de empleo estable”. 

 

“Esta tierra tiene oportunidades, recursos y medios pero esas potencialidades no están siendo aprovechadas por las instituciones del Partido Popular que están generando ausencia de industrialización y un éxodo de jóvenes que se marchan porque aquí no hay futuro. Todo ello sumado a la desprotección que afecta a gran parte de los desempleados de la provincia ofrece una realidad desalentadora”. 

 

Según Pedro Muñoz, “para los socialistas, todo lo relacionado con el empleo es una cuestión de primer orden. Por eso, entendemos que las administraciones que son las que tienen los recursos para crear empleo, deben impulsar un plan de choque porque estamos en una situación de emergencia”. 

 

María del Carmen Iglesias, candidata al Senado, ha refrendado el compromiso de los socialistas para “derogar la reforma laboral que ha sido la más dañina para los trabajadores, tirando por tierra las declaraciones de María Dolores de Cospedal hace cuatro años, en las que señalaba que el PP era el partido de los trabajadores”. 

 

“Derogaremos la reforma laboral, crearemos un nuevo estatuto de los trabajadores, iniciaremos un plan para formación juvenil y subiremos el salario mínimo, todo ello, con el objetivo de dar la vuelta a esta situación”. 

 

Por su parte, Luis Sánchez, secretario general de UGT en Ávila, ha abogado por una legislatura más progresista que ayude a un desarrollo económico más equitativo, para que haya menos desigualdades y, por tanto, desaparezca la pobreza. Para ello, Sánchez ha apostado por el consenso de todos y "nada del rodillo conservador que hemos tenido estos cuatro años".