El PSOE pide para ya la vuelta de los 2.000 profesores que se perdieron en los recortes

Los responsables de educación del PSOE en Cortes.

Los responsables de educación del PSOE critican la ambiguedad de la Junta y exigen que la reducción de ratios alumnos/aula y la reposición de profesores se apliquen este curso y no el próximo como quiere el consejero de Castilla y León.

El PSOE ha cargado este martes contra la "enorme ambigüedad" que, a su juicio, está demostrando el consejero de Educación, Fernando Rey, respecto a la aplicación de la LOMCE y ha realizado un llamamiento expreso para que se puedan aplicar en este curso ya, y no en el 2016-17 como está previsto, el cien por cien de la tasa de reposición de profesorado o la rebaja en un 20 por ciento en la ratio por alumno y aula.

 

Estas son unas de las reclamaciones que han realizado los responsables socialistas en materia de Educación ante el inicio de un curso caracterizado por la "incertidumbre" y por una "inseguridad intolerable desde todo punto de vista" por la aplicación de una Ley de Educación que ha nacido sin consenso y que, por lo tanto, "está abocada al fracaso".

 

Tras advertir de las consecuencias que ha supuesto para la calidad de la educación pública de Castilla y León el "hachazo" de los recortes realizados desde 2012, el viceportavoz de la Comisión de Educación, Jesús Guerrero, ha reclamado que se pueda recuperar "cuanto antes" el número de docentes que se han perdido en los colegios y que ha cifrado en unos 2.000Guerrero ha tachado de "trampa electoral", de "engaño" y de "treta" el anuncio del Gobierno de llegar al cien por cien de la tasa de reposición en el curso 2016-2017 en lo que ha considerado un "juego electoral" ante la próxima cita con las urnas del invierno.

 

Del mismo modo, ha reclamado al consejero de Educación una planificación adecuada que permita un buen inicio de curso en todos los centros ante los "desastrosos" comienzos en otros años cuando hubo que "improvisar" la incorporación de interinos fuera de tiempo. Además, ha abogado por acabar con la dilatación en el tiempo para cubrir las bajas de los profesores "cuanto antes".

 

 

UNIVERSIDAD: PROFESORES Y TASAS

 

Por su parte, el responsable socialista en materia universitaria, Fernando Pablos, ha cifrado en más de 700 los puestos de trabajo perdidos en los dos últimos cursos en la plantilla de profesorado universitario, a los que habría que sumar los que se han quedado por el camino en administración y servicio, por lo que ha considerado que habrá que superar el cien por cien la tasa de reposición en este segmento. Pablos ha advertido también de que, según los datos oficiales del Informe de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas, Castilla y León se sitúa como la tercera más cara en tasas universitarias y, en algunos casos, "muy de cerca" de Madrid, a la que supera en algunas titulaciones.

 

"No hay parangón entre las tasas y el nivel de riqueza en Castilla y León", ha lamentado el procurador socialista, que ve "injusta" esta situación cuando, según ha recordado, el anterior consejero de Educación, Juan José Mateos, se comprometió incluso a congelarlas --según este informe, las tasas universitarias aumentaron un 1 por ciento en Castilla y León, siete décimas más que en España--.

 

Fernando Pablos ha reconocido que está "relativamente satisfecho" con el sistema de becas autonómico acordado el pasado año aunque ha considerado que todavía hay "margen de mejora" en aspectos como la cuantía de rentas. El socialista ha reclamado volver a los niveles de financiación de la Junta a las universidades alcanzados en 2011 cuando la Administración sufragaba íntegramente los gastos de personal lo que permitía a las instituciones universitarias mejorar la docencia, programas como los de investigación e, incluso, subsistir con unas tasas más bajas.

 

Los socialistas han cuestionado también la demora de las comparecencias de los consejeros en las Cortes para detallar sus respectivos programas de legislatura en lo que han considerado una estrategia del PP para que haya poca actividad en las Cortes ante su incapacidad para dar respuesta a una situación novedosa en el Parlamento tras perder la mayoría absoluta.