El PSOE pide a la Diputación más "ayudas de extrema necesidad" para pagar la luz y el agua de los más necesitados

El Secretario General de los socialistas, Tomás Blanco, ve inaplazable esta cuestión y cree que los 200.000 euros previstos no serán suficientes.

El Secretario General del PSOE de Ávila y Portavoz en la Diputación Provincial, Tomás Blanco, ha mostrado hoy su preocupación por la anunciada subida de la tarifa eléctrica por parte del Ministro, José Manuel Soria,  que los expertos cifran entre un seis y un diez por ciento, y que según la situación actual perjudicará a muchas familias de nuestra provincia que ya se encuentran en posiciones económicas lamentables.


Blanco cree que el creciente número de familias abulenses que están en situación de pobreza hace inaplazable que se adopten medidas para garantizar el suministro básico de agua, luz y gas a las personas que no pueden hacer frente al pago de estas facturas y no tiene luz, están pasando frío en su casa y no disponen de agua para beber, asearse y lavar su ropa. Por eso solicitará en la Diputación provincial que la partida presupuestaria dedicada a Ayudas de extrema necesidad, que son las que desde la Institución Provincial sirven para cubrir este tipo de contingencias, sea una partida flexible, es decir, que no se limite a agotar lo previsto en los presupuestos de 2014 para este fin, que son 200.000 euros, sino que se mantenga abierta y se pueda aumentar en función de la demanda, ya que Blanco prevé que no será suficiente dado lo que está ocurriendo.


El político socialista ha querido también apoyar la postura de su partido a nivel nacional poniendo en valor la idea del PSOE  de conformar una tregua energética que permita poner freno a la desbocada subida del precio de la luz que tanto daño está haciendo a las economías familiares y a la competitividad de las empresas, y establecer un suelo social, reconocido como derecho vital , para dar solución a las situaciones de pobreza energética y a la angustia de muchas familias que no pueden pagar sus facturas.


Sostiene además que la solidaridad en la búsqueda de soluciones a esta cruda realidad que afecta a muchas familias, no solo debe comprometer a los poderes públicos, sino también a las empresas, porque “si las empresas eléctricas españolas son receptoras de grandes beneficios, ¿por qué no se les va a poder pedir que dediquen una parte de ellos a constituir un fondo de emergencia para no cortar la luz o el agua a las familias que no puedan pagarla?” concluye.