El PSOE pedirá que la Junta asuma el control de la residencia de mayores de la Diputación

Tomás Blanco
El PSOE de Ávila pedirá el traspaso de competencias de la Residencia Infantas Elena y Cristina a la Junta de Castilla y León ó, en su defecto, el establecimiento de unos baremos de acceso que, tras la eliminación por la Junta de las plazas concertadas, "eviten la colocación de personas según interesas políticos".
El PSOE de Ávila solicitará que la Junta de Castilla y León se haga cargo de la Residencia Infantas Elena y Cristina tras la decisión del Gobierno Regional de eliminar las plazas concertadas del sistema público de mayores.
Según ha señalado este lunes el portavoz socialista en la Diputación, Tomás Blanco, la residencia provincial gasta seis millones de euros al año e ingresa solo 3, por lo que según el socialista "tres millones al año se emplean en la utilización de caracter partidista". El portavoz  ha precisado que "si ya no hay plazas concertadas y no se cumplen con el ámbito privado, el coste será aun mayor porque habría el mismo personal", ya que la pretensión del PSOE es mantener el empleo público.
Blanco ha manifestado que la eliminación de plazas concertadas podría hacer que la residencia "se convierta en un chiringuito de colocación de personas según intereses políticos" y ha declarado que "no puede volver a pasar que la responsable del servicio, Dolores Ruiz-Ayúcar, decida quien entra, quien no entra y cuando entra".
Conscientes de la dificultad de que la Junta se haga cargo del servicio "que al final es su competencia", Tomás Blanco ha adelantado que el PSOE solicitará al presidente de la Diputación que negocie con la Junta el mantenimiento de las 80 plazas concertadas en la residencia pública del Gobierno Provincial.
Hasta que eso suceda, los socialistas exigirán a la Diputación que justifique la tasa y la adapte al precio de mercado "porque si ponemos un precio menor estaremos subvencionando las plazas". En este sentido, Tomás Blanco ha pedido la aplicación de un baremo que dé prioridad a los ciudadanos de los municipios de la provincia que lleven más de 10 años empadronados y un baremo de subvención de la plaza basado en los ingresos de las familias.
Con estas medidas, ha indicado Blanco, "no se haría competencia desleal a otras residencias y además estaríamos invirtiendo en los ciudadanos de la provincia".
De igual manera, el PSOE pide la creación de una comisión formada por todos los grupos políticos y técnicos de la Diputación con el objetivo de dar transparencia a la gestión.