El PSOE pedirá en Diputación actuaciones para retirar el Proyecto de Reforma de Pensiones

Tomás Blanco , Portavoz del Grupo Socialista, ha dicho que el único objetivo del PSOE es frenar una reforma que, en términos agregados, hará perder a los pensionistas castellanos y leoneses en torno a 4.700 millones de euros en ocho años.

Tomás Blanco , Portavoz del Grupo Socialista, presentará mañana en la Junta de Gobierno de la Institución, una propuesta para que la Diputación Provincial inste al Gobierno de España a que retire el proyecto de reforma del sistema de pensiones, revalorice las pensiones en función del IPC el próximo año (y no un 0,25% como está recogido en los Presupuestos) y abra un proceso de concertación social con sindicatos y patronal, y también con los partidos políticos en el Pacto de Toledo.

 

Blanco ha dicho que el único objetivo del PSOE es frenar una reforma que, en términos agregados, hará perder a los pensionistas castellanos y leoneses en torno a 4.700 millones de euros en ocho años. “4.700 millones de euros menos que dejaran de ser consumidos (o ahorrados para luego ser susceptibles de ser prestados para financiar consumo o inversión), con un impacto macroeconómico negativo muy importante (no en vano equivale al 50% del presupuesto anual de la Junta de Castilla y León)”.

 

Desde el PSOE quieren recordar que para actualizar las pensiones, el sistema que quiere finiquitar el Gobierno de España aprobaba cada año una subida anual del 2%, que equivalía a la inflación esperada para ese año, de tal suerte que si en noviembre el incremento del IPC superaba ese porcentaje, se compensaba a los pensionistas. Esa era la regla general, que tuvo sus excepciones en 2011, cuando se congelaron las pensiones que no eran mínimas, en 2012, cuando el actual Gobierno limitó la subida al 1% anual y no compensó por el exceso de inflación en noviembre, y en 2013, cuando el incremento inicial quedó en el 2% para los que cobran menos de 1.000 euros al mes y el 1% para el resto. Excepciones a un sistema nacido del consenso, que sin embargo el actual Gobierno de España modifica sin escuchar a absolutamente nadie.

 

Tomás Blanco considera que "las nefastas consecuencias de esta reforma serán mucho más graves en Ávila que en la mayor parte del territorio nacional, “no en vano somos una de las provincias más envejecidas de España, con un número muy elevado de jubilados (23.000, el 0,43% del total) y de pensionistas en general (38.000). Así, si la inflación media anual fuese del 2% de aquí a 2019, a cada jubilado abulense el Gobierno de España le detraerá 205 euros de su pensión en 2014, pérdida de renta que irá creciendo hasta los 1.302 euros en 2019.Una muy relevante pérdida de renta disponible que sumar a las ya producidas por las subidas de impuestos, por el copago de un buen número de medicinas, por la supresión de las ayudas a la Dependencia, etc", ha dicho.