El PSOE de Ávila se suma al Día Internacional del Voluntariado

Su Secretario General, Tomás Blanco, muestra su apoyo a todos los hombres y mujeres que, de forma altruista, da respuesta a las necesidades cotidianas de muchas personas.

El PSOE de Ávila se ha querido sumar hoy a la celebración del Día Internacional del Voluntariado, reconociendo así la labor de todas las mujeres y hombres que, por elección propia, de forma voluntaria, dedican una parte de su tiempo a la acción solidaria, altruista y sin recibir remuneración por ello, dando respuesta a necesidades, problemas e intereses sociales, transformando el mundo, y mejorando la realidad cotidiana de muchas personas.


“Las personas voluntarias forman parte de los necesarios cambios sociales en nuestro país2, dice Blanco, “denunciando con su labro las situaciones de desigualdad, injusticia y discriminación”.


En nuestro país se calcula que unos cinco millones de personas participan en alguna labor voluntaria y los socialistas quieren reconocer las contribuciones de las personas voluntarias a la sociedad, la paz y el desarrollo, haciendo hincapié en la ardua labor que realizar las organizaciones del Tercer Sector, siendo una parte activa en el diseño de las políticas de inclusión social de los gobiernos. “Por ello seguimos apostando por generar mecanismo de diálogo permanente con las ONG y el Tercer Sector de la Acción social, porque creemos que su cooperación con el sector público es imprescindible”.


“En el PSOE creemos que la participación de estas organizaciones en la elaboración de programas y en la realización de propuestas contribuye a facilitar la cohesión social, el papel de estas entidades, siempre importante, se ha visto reforzado en los últimos años, cuando han tenido que servir de soporte y protección ante la crisis” señalan.


Tomás Blanco asegura que en su Partido apuestan por impulsar un nuevo marco jurídico en diálogo con los agentes sociales, las organizaciones del Tercer Sector y las fuerzas políticas, mediante un gran pacto del que nazca una Ley del Tercer Sector de Acción Social, reconociéndolo como un sujeto de derecho, modificando su actual sistema de financiación, garantizado su independencia, sostenibilidad y viabilidad, así como estableciendo una nueva normativa estatal de subvenciones adaptada a las característica del tercer sector de acción social.