El PSOE cree que la Reforma Local deteriorará la vida de muchos abulenses

Según Óscar Tapias, Secretario De Política Municipal del PSOE, este proyecto no evita duplicidades administrativas, ni simplifica las estructuras, ni clarifica competencias.

El Secretario De Política Municipal del PSOE de Ávila cree que la pretensión del Gobierno de realizar un cambio de modelo territorial que aleje a los ciudadanos de su institución más cercana, pues desapodera a los ayuntamientos a la hora de prestar servicios en una situación de especial dificultad debido a la crisis, supone un grave deterioro para cientos de ciudadanos en nuestra provincia.


Tapias opina que  pese a tratarse de una reforma profunda que necesitaría más que ninguna otra cosa consenso, pues afecta a 248 ayuntamientos abulenses (8.116 en España) y a diputaciones provinciales, ha  generado sin embargo una profunda ruptura con todo el arco parlamentario, que lo rechaza de forma clara y contundente.


 Según Óscar Tapias este proyecto está basado en mentiras. Fundamentalmente dos: no evita duplicidades administrativas, ni simplifica las estructuras, ni clarifica competencias. Y por otra parte, no supone ni mucho menos el ahorro de los 8.000 millones de euros que plantea el Gobierno. Recordó que ya el Comité de las Regiones rechazó esta ley en un documento que fue aprobado por unanimidad y que apoyaron los representantes del PP, basándose en que consideraban que el texto “violaba claramente la Carta de Autonomía Local” y que provocaría “un desmantelamiento gravísimo de los servicios sociales públicos de proximidad”.


 Para el PSOE es inadmisible que se pretenda cargar sobre los ayuntamientos la responsabilidad de las dificultades financieras que padecen otras administraciones, dicen que esperaban  que, en el actual momento de crisis, la reforma de la ley de administración local fuera en la dirección diametralmente opuesta a la que está llevando, pues los consistorios juegan un papel puente, de unión con los ciudadanos debería permitírseles mayor capacidad para prestar las políticas sociales que ya prestan, no solo porque es su obligación, sino también cuando otras administraciones se retiran y las dejan sin cubrir.