El PSOE califica insultante el retraso en la redacción del Plan Especial de Protección del Casco Histórico

Yolanda Vázquez: “Los derroteros que está tomando este tema en la ciudad empieza a ser una tomadura de pelo que se dilata sin que nadie, Junta de Castilla y León ni Ayuntamiento, se sonroje ni asuma responsabilidades".

"La historia del PEPCHA en fechas supone dar marcha atrás en el calendario hasta 2007. Pero no hay que viajar tan lejos para constatar la dejación de funciones del Ejecutivo de Juan Vicente Herrera y del equipo de gobierno del consistorio de la capital”, ha añadido la portavoz socialista en el Ayuntamiento.

 

Yolanda Vázquez recuerda que “el Plan Especial de Protección del Casco Histórico de Ávila (Pepcha) se encuentra en la Consejería de Fomento a la espera de su aprobación definitiva, desde octubre de 2011, después de que el Pleno del Ayuntamiento de Ávila lo aprobara de forma provisional. Ya entonces, el teniente alcalde de Servicios a la Ciudad, Alberto Plaza calificó este documento de innovador y garante de una protección del casco histórico de la ciudad que se concilia con el hecho de dotar de vida al centro y garantizar que los ciudadanos que viven en esta zona tengan los mismos derechos que los de los restos de los barrios de Ávila. Sin embargo, y pese a las buenas palabras, el Grupo Municipal Socialista tuvo que presentar una proposición en el pleno de junio del año pasado, instando a la Junta a la entrada en vigor de esta herramienta. Algo que no se ha cumplido trece meses después, y a pesar del apoyo unánime del pleno. De ahí, que tengamos que hablar de la escasa capacidad de presión o de la dejadez del equipo de gobierno en este asunto”.


“Como en otras cuestiones, en ésta también localidades de nuestro entorno nos ganan la partida. Es el caso de Segovia que aprobará en Plan Especial de Áreas Históricas en otoño y que no descartará ser flexible con los distintos usos de los edificios del casco histórico”.
Para Yolanda Vázquez, “hay que tratar de dar vida a una ciudad que pasa por un estado de alergatamiento y envejecimiento evidentes. Para ello, hay que crear un espacio, el del recinto amurallado, dotando de servicios para aquellos que lo habitan. Igualmente, el buen número de edificios abandonados, infrautilizados o que quedarán en desuso alertan de la necesidad de la conversión de dichos espacios que sin el Plan Especial no es posible”.